Local

El Ayuntamiento prevé abrir la Zona Franca en septiembre

Javier Landa asegura que en abril ya estará constituido el Consorcio y que tras el verano terminará la instalación de las vallas. El Gobierno local pretende que el ministerio apruebe una norma para que el Ayuntamiento pueda presidir el Consorcio.

el 19 feb 2014 / 13:21 h.

TAGS:

zona franca torrecuellar El Ayuntamiento no ve obstáculos para que la Zona Franca de Sevilla, en terrenos del Puerto, se ponga en marcha después del verano. Pese a los trámites administrativos que restan y los impedimentos legales que existen, el delegado de Relaciones Institucionales, Javier Landa, aseguró ayer que la Zona Franca funcionará ya «partir de septiembre», confirmando que es una de las apuestas más fuertes del gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP). El también primer teniente de alcalde, insistió en un receso de unas jornadas técnicas de Aussa que para septiembre estará listo el vallado que delimitará el área industrial con ventajas fiscales y aduaneras situada en terrenos del Puerto de Sevilla y que, «como muy tarde, en abril estará constituido el Consorcio de la Zona Franca» que formarán el Ayuntamiento, el Puerto, el Estado y la Cámara de Comercio. Para salvar el escollo del Plan de Ajuste y la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que impide la participación del Consistorio, el concejal del PP apuntó que el Ministerio aprobará una norma general que posibilitará que los gobiernos locales participen en estas zonas industriales. «El Ayuntamiento, como dijo ayer el alcalde, liderará la Zona Franca», recalcó Landa tras indicar que tanto el Gobierno local como el Puerto y la Cámara de Comercio están hablando con las empresas interesadas en instalarse y que a las 20 iniciales, entre ellas Renault, se han sumado algunas más, según dijo. «Ya van más de 20, hay bastantes, más de las que esperaba», sostuvo el primer teniente de alcalde ante las preguntas de los periodistas. A principios de marzo, explicó Landa, se reunirá con los responsables de Renault para cerrar su participación en la Zona Franca, mientras que también mantendrán reuniones en Madrid con miembros de la Cámara de Comercio alemana y norteamericana. En estas citas, el responsable municipal deberá explicar a los empresarios las condiciones en las que se pueden instalar en la Zona Franca, desde los límites geográficos definitivos hasta si se ampliará a otros polígonos (Alcalá y Dos Hermanas) y a otros muelles más allá de las 72 hectáreas de Torrecuéllar previstas inicialmente. Además, tendrá que concretar los precios definitivos a los que se ofertarán las parcelas y aclarar quién paga la urbanización de los suelos aún rústicos de Torrecuéllar y la construcción de muelles comerciales que deberían tener esos nuevos terrenos. Y es que sin esta urbanización no hay espacio suficiente para que se instalen nuevas empresas porque el polígono de Torrecuéllar ya está completo. No obstante, los trámites pendientes para que funcione la Zona Franca no son pocos. El secretario de Estado de Hacienda tiene que aprobar los estatutos y el reglamento del Consorcio, después tendrá que ser aprobado en el Pleno municipal de forma inicial y definitiva y, a continuación, ya se pondrá en marcha la Zona Franca, que necesita del vallado para empezar a funcionar. «A nadie le amarga un dulce, así que hay muchos interesados», sentenció el edil del PP antes de comentar que esta zona con condiciones fiscales especiales se ampliará posteriormente a otros suelos del Puerto y también a la zona del aeropuerto, en concreto, a unas 70 hectáreas ubicadas junto a la industria aeronáutica de San Pablo. Con los plazos dados, Landa responde al PSOE, que auguró que la Zona Franca difícilmente sería una realidad en este mandato. Fundamentalmente, por dos motivos, por la aprobación de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local «que confirma de forma contundente que el Ayuntamiento no puede formar parte del consorcio de la zona franca, al estar inmerso en un plan de ajuste presupuestario» y porque no hay tiempo para constituir el consorcio «aún obviando el impedimento legal», aprobar los estatutos y el reglamento interior, y tener listas las obras del vallado del recinto necesarias.   LOS DATOS   La principal ventaja de las zonas francas es que las empresas no están sujetas a impuestos hasta que la mercancía no sale del espacio acotado. En el caso de Sevilla se prevé que opere un total de 1.733.900 toneladas anuales de mercancías, que supondrán 1.115 millones de euros de facturación al año, unos datos que son el resultado del negocio previsto de las 20 empresas iniciales, si bien la mayor parte no mudarían su sede actual a la zona franca, sino que montarían un servicio complementario. En Europa hay 76 zonas francas y en España, cinco: Barcelona, Cádiz, Vigo, Gran Canaria y Sevilla, que tiene la particularidad de ser la única fluvial. La zona servirá para el almacenaje, transformación y distribución de mercancías en las instalaciones existentes en Torrecuéllar y, según los datos aportados por Juan Ignacio Zoido tras la rúbrica del acuerdo de creación el pasado 30 de julio, contará con 72 hectáreas de superficie del dominio público portuario donde las empresas que se instalen gozarán de ventajas fiscales y aduaneras. Cuatro de las empresas ya interesadas están ya en Torrecuéllar, mientras que la mayoría del resto operan ya en el Puerto, pero en otros espacios, esto es, en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de la carretera de la esclusa, en el muelle de Tablada y su prolongación a El Cuarto y en el Copero. Fuera de los límites portuarios aparecen otras sociedades como Siderúrgica Sevillana (Autovía 92, Alcalá), Renault España (Puerto de Algeciras), Migasa (Dos Hermanas) e Instalaciones Inabensa (Palmas Altas).

  • 1