Deportes

Lanzados para hacer historia

El tramo final del campeonato promete ser apasionante para el Sevilla, espoleado por su triunfo ante el Almería y la posibilidad de dar hoy un nuevo zarpazo a la lucha por la Champions. Todo ello con permiso del Málaga, revelación de la Liga, ante el que puede igualar hasta tres nuevos récords. Casi nada.

el 16 sep 2009 / 00:00 h.

El tramo final del campeonato promete ser apasionante para el Sevilla, espoleado por su triunfo ante el Almería y la posibilidad de dar hoy un nuevo zarpazo a la lucha por la Champions. Todo ello con permiso del Málaga, revelación de la Liga, ante el que puede igualar hasta tres nuevos récords. Casi nada.

Definitivamente, Manolo Jiménez está decidido a hacer historia con su equipo. La victoria del pasado fin de semana ha dejado a un lado la debacle de San Mamés y, sobre todo, ha revitalizado la ilusión del sevillismo con vistas a este tramo final de temporada. Desde el presidente al último de los jugadores, pasando por el técnico, todo el mundo se centra en lo que hay por delante. En estos momentos, el Sevilla tiene una ventaja de ocho puntos sobre el quinto clasificado, puesto que ocupa precisamente el Málaga, empatado a 42 con el Dépor, que visita al Sporting. Sin olvidar a Villarreal, Valencia y Atlético, para los nervionenses ganar esta tarde supondría dar un paso enorme para consolidar aún más su 3a plaza.

Con independencia de lo vivido en UEFA y Copa del Rey, la cara que está mostrando el Sevilla en Liga es excelente. Hoy tiene en su mano la posibilidad de igualar nada menos que hasta tres récords históricos del club, reflejo claro de su buen hacer. El primero es el de partidos consecutivos ganando en una misma campaña, cinco, cifra sólo alcanzada en tres ocasiones (05/06, con Juande Ramos; 89/90 y 90/91, con Vicente Cantatore), aunque uniendo dos temporadas seguidas se llegaron a lograr ocho victorias consecutivas si contabilizamos esas cinco de Juande en el tramo final de la 06/06 y las tres del inicio del ejercicio 06/07.

El segundo récord que se puede igualar es el de triunfos a domicilio en una temporada, establecido en ocho, registro que el Sevilla alcanzó en las campañas 05/06 (Juande) y 94/95 (Luis Aragonés). En estos momentos, el equipo de Jiménez lleva siete victorias lejos del Sánchez Pizjuán a falta de siete partidos por disputar como visitante, incluido el de esta tarde en La Rosaleda.

Y, por si fuera poco, un tercer récord que puede igualar el Sevilla de Jiménez: el de encuentros consecutivos logrando la victoria a domicilio, tres, establecido en las campañas 90/91 y 89/90 por Cantatore.

Todo pasa por ganar. Desde ayer, el equipo vela armas en las afueras de Málaga, hasta donde se han desplazado dieciocho jugadores. La gran novedad en la expedición es la presencia de Arouna Koné, que vuelve a contar tras casi siete meses de baja por culpa de su grave lesión de rodilla. Jiménez podría darle minutos para que comience a disputarle el puesto a los dos delanteros más contrastados del plantel: Kanouté y Luis Fabiano. Precisamente, una de las incógnitas de la alineación reside en saber si jugarán juntos o, por el contrario, el técnico apostará por Perotti o Renato para jugar con un solo punta.

El joven argentino puede tener la llave del once. La pasada semana fue titular con Romaric ocupando el flanco izquierdo. Ahora, habrá que ver si Adriano y Diego Capel vuelven a quedarse en el banquillo o si, por el contrario, Jiménez apuesta por alguno de ellos. No lo tiene fácil, desde luego, el arahalense.

Más claras parecen las cosas en la defensa. Konko, que vuelve al dique seco cuando parecía ver la luz al final del túnel, abre nuevamente las puertas del lateral a Mosquera. En el centro del campo, Fazio, aquejado de un proceso febril, causa baja, al igual que Lautaro Acosta, de nuevo con molestias en el tobillo.

Pero el Sevilla no sólo debe preocuparse de sí mismo. Enfrente tendrá al Málaga, auténtica revelación del campeonato y cuya motivación es doble: en primer lugar, porque tiene la ocasión histórica de alcanzar uno de los puestos de Liga de Campeones si gana y el Villarreal cae derrotado en su visita al Vicente Calderón; y en segundo lugar, porque recibe al Sevilla, con el que mantiene una rivalidad especialmente acentuada. Duda y Lolo, dos de sus mejores futbolistas, no podrán jugar por su contrato de cesión, pero sí lo harán Baha, Eliseu, Apoño, Salva, Luque y compañía, exponentes de un equipo que puede hacer daño.

  • 1