Local

‘Lara Croft and the Guardian of Light’: Una nueva dimensión de la aventura

El penúltimo advenimiento de la curvilínea arqueóloga británica recuerda a los grandes juegos clásicos de los años 80.

el 14 oct 2010 / 20:01 h.

TAGS:

La eterna aura de misterio de los espejos, un ente malvado al que dar caza y el regalo de sentir la adrenalina correr por las arterias y la vida golpeando tu pecho con fuerza incontenible. Demasiado tentador para una heroína de leyenda.

La vuelta a la acción de Lara Croft se produce con un cargamento de guiños a su pasado y coqueteos con interesantes novedades que revitalizan la serie tras los titubeos de algunas de sus entregas recientes. Como siempre, el juego está repleto de enigmas, rompecabezas, acción y un diseño exquisito. Pero en Crystal Dynamics han debido pensar que eso no era suficiente y con ese pensamiento ha nacido este juego.

Todo comienza con la arqueóloga en plena búsqueda de un artefacto mágico, el Espejo de Humo, en el Templo de la Luz. Cuando lo encuentra, sufre la emboscada de Vasco, un mercenario que roba el espejo y libera en el transcurso a Xolotl, un espíritu maligno con intenciones aviesas. Tras acabar con Vasco, Xolotl huye con el espejo.

Lara Croft, por supuesto, está en su salsa y tiene la ayuda de Totec, el guerrero maya Guardián de la Luz, que se ha despertado con tanto jaleo y que será un amigo fiel con el que llevar el peso de la misión. Este acompañante representa una de las grandes virtudes que trae el juego debajo del brazo, ya que supone el primer modo cooperativo, tanto online como offline, que se incluye en un título de la aventurera franquicia, para solaz de los jugadores.

En este modo para dos personas, una de ellas interpretará el rol de Totec y tendrá características diferentes, pero complementarias, a las de Lara, algo que será importante recordar, ya que si no se colabora en las misiones el avance se hará difícil. La modalidad hace que la jugabilidad y revisitación de Guardian of Light sean puntos muy fuertes.

La otra novedad, literalmente visible, ha sido el cambio en la ubicación de las cámaras y la visión general de los escenarios y personajes. Se ha adoptado una vista isométrica picada que recuerda con fuerza a la usada en la década de los 80 por estudios como Ultimate y Ocean en juegos míticos como Knight Lore, Alien 8 o Head Over Heels.

En su momento esta técnica revolucionó la industria; en Guardian of Light cambia en cierto sentido la forma de jugar y hace que los entornos sean más amplios y vistosos, gracias al fino trabajo de Crystal Dynamycs.

Guardian of Light tiene todo lo que se espera de un título genuino de la serie de la arqueóloga y alguna que otra sorpresa que le da aún más valor, a pesar de ser un título descargable.

El significativo cambio de perspectiva y el nuevo modo colaborativo refrescan la franquicia manteniendo vivo su espíritu ya legendario y, además, promete muchas emociones futuras si se profundiza en esta línea. A pesar de tener una duración algo limitada, su acabado es excepcional y le convierte en una aventura en toda regla digna de ser explorada y jugada repetidamente. El puzle está servido y Lara quiere jugar contigo, ¿te apuntas?

  • 1