Local

Larga noche de verano

Son estas fechas para hacer balance de la temporada y planificar el futuro. De lo primero no hay mucho que contar salvo que ganamos a los grandes y es bueno destacarlo para alimentar nuestro ego bético

el 15 sep 2009 / 05:09 h.

Son estas fechas para hacer balance de la temporada y planificar el futuro. De lo primero no hay mucho que contar salvo que ganamos a los grandes y es bueno destacarlo para alimentar nuestro ego bético, pero no podemos olvidar que en el debe quedan cosas muy, pero que muy inquietantes. Produce inquietud y un sentimiento de zozobra generalizado entre la gran familia bética que las cosas parece que no van a cambiar. Vamos, que habrá más de lo mismo el próximo año. Tendremos la misma organización, casi el mismo equipo, iguales planteamientos de dirección, presupuestos y financiaciones calcadas, actitudes similares, justificaciones y argumentos repetidos, etc, etc.

Es hora de cambiar. De ser valientes y arriesgar. De promover entre el beticismo un nuevo contrato social en donde nadie sobre. Si alguien estuvo y ahora no está, que no se le critique. Si alguien lo hizo bien y construyó un Betis grande, que no se le demonice. Si alguien está ahora y mañana no, que no se le crucifique. La afición merece que se le trate con más respeto por todos.

Como quiera que Lampedusa nos avisó de que los cambios pueden ser buenos para que todo siga igual, a lo mejor el Betis del 2008-2009 nos sorprende con algo inesperado, epatante como díría el cursi. No sé si eso será positivo, pero no se resolverán los problemas si sólo se ofrece humo. Por eso confío en una llamada, o si no, vaya verano que nos espera.

  • 1