Cultura

Larga vida al cómplice lector

La autora hizo un tributo a los "caminantes que transitan los libros" y los catalogó por perfiles.

el 19 may 2011 / 21:04 h.

TAGS:

El director de la feria (izq.), María Dueñas, el alcalde, la presidenta de la asociación Feria del Libro y la viceconsejera de Cultura.

A pesar de los constantes debates sobre la crisis en el sector cultural, y más concretamente en el editorial a cuenta del imparable desembarco del formato electrónico, la escritora María Dueñas inauguró ayer la X Feria Internacional del Libro de Sevilla , aventurándose a defender una idea que, a día de hoy, no todos los autores firmarían: "El libro tiene una larga vigencia por delante". Y esto, en su opinión, gracias a los auténticos protagonistas de la literatura y -también- del pregón que pronunció en el Salón Colón del Ayuntamiento hispalense.

Lecturas y lectores fue un convincente homenaje a esas personas que hacen posible que semanalmente florezcan nuevos títulos en los estantes de las librerías y que María Dueñas definió como "cómplices".


"El lector no es un simple receptor del texto", proclamó la autora de El tiempo entre costuras antes de confesar que el escritor tiene constantemente presentes a sus futuros receptores, "a pesar de lo que se diga". "Los escritores solemos decir que no creamos teniendo en cuenta a los futuros lectores. En ese proceso permanecemos ajenos a ellos, porque entran en juego más tarde, cuando el volumen ya está a la venta".

Sin embargo, según admitió, "esto no es del todo cierto". "El lector siempre está presente, controlando nuestro trabajo, vigilándonos por encima del hombro".


Pero el papel del lector no termina, ni mucho menos, cuando acaba esa fase de concepción de la obra, ya que con sus ojos son capaces de resucitar una historia. "El significado de un texto no termina cuando su autor le pone el punto y final. A través de los ojos de los lectores, los libros cada día se vuelven a escribir", afirmó.


"Desde que damos nuestros primeros pasos en la lectura, sabemos que no todos somos iguales en este campo. A lo largo de mi experiencia con los lectores, he percibido que los hay de muy distintos tipos", aseveró. Por ello, Dueñas desgranó durante su pregón un extensísimo "catálogo de perfiles de lectores", todos los tipos con los que se ha ido encontrando en los últimos años.


"Los hay de muchas clases. Los detectivescos, que buscan averiguar hacia dónde va la trama del libro, como si fueran agentes del CSI; los cinematográficos, que van transformando cada página en un fotograma e imaginan las historias protagonizadas por sus actores preferidos".
También se refirió a los lectores "románticos, que absorben la lectura en la propia piel; los compasivos, que pasan miedo, lloran y ríen con lo que les ocurre a los personajes.

"Luego están los currantes, que en ocasiones me han llegado a presentar dossieres sobre la historia de la novela; los viajeros, que se dedican a visitar los lugares en que transcurre la historia; los soñadores, lectores a los que los libros alivian sus dolores; los hedonistas, que sólo buscan la evasión; o los comunistas, a los que les gusta poner en común sus conclusiones". En el catálogo de María Dueñas tampoco faltan los nostálgicos, los creativos, los desafiantes, los ansiosos, los lectores futuros, que prometen a los autores en las firmas de libros leer pronto sus obras, o los reincidentes.


"En la literatura parece que hay un axioma, que los lectores se dividen entre los buenos y los que no lo son. Yo discrepo. Todos los lectores son buenos. Por eso he querido hacer este pequeño tributo a ellos y defender la individualidad irreductible de cada cual al abrir el libro ante sus ojos", concluyó.
La feria permanecerá abierta hasta el 30 de mayo en la Plaza Nueva, donde hay programadas presentaciones y actividades.

  • 1