martes, 22 enero 2019
20:49
, última actualización

Las 259 playas andaluzas son aptas para el baño

La comunidad cuenta con una extensión total de 581 kilómetros de costa.

el 13 jun 2014 / 15:48 h.

ANDALUCÍA PREVÉ UNA OCUPACIÓN HOTELERA DEL 65 % DURANTE SEMANA SANTA Las aguas de las 259 playas andaluzas, con una extensión total de 581 kilómetros, son aptas para el baño, según los resultados de los 343 puntos de muestra de aguas que se han sometido a análisis, ha informado la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez. Esos muestreos de agua, efectuados quincenalmente a lo largo de todo el año, han sido sometidos, en la última quincena, a 700 análisis microbiológicos y a 5.250 análisis macroscópicos y sus resultados han concluido con que, según la consejera, las aguas de las playas andaluzas son "absolutamente aptas para el baño". Igualmente han sido sometidas a este muestreo 25 zonas de baño de aguas continentales, en las que se han tomado 26 muestras para su análisis, con el mismo resultado de que todas son aptas para el baño. Entre las recomendaciones preventivas en materia de salud, este año se han introducido medidas para evitar las picaduras de mosquitos, sobre todo para evitar enfermedades que puedan contagiar estos insectos procedentes de África y Asia, y no porque se hayan dado casos -los registrados han sido de viajeros afectados en esos continentes- sino como medida preventiva. Entre esas medidas preventivas está la colocación de las mosquiteras en ventanas, no dejar éstas abiertas con las luces encendidas y evitar la formación de charcas de agua que pueda corromperse en la proximidad de las viviendas. En conferencia de prensa, la consejera ha informado de que algo más de 186.000 personas usuarias de teleasistencia, de las que 143.204 son mujeres, tendrán acceso a recomendaciones sobre el calor, dirigidas principalmente a los mayores de 65 años, dependientes, discapacitados y a sometidos a algunos tratamientos médicos o aquejados de deficiencias cardíacas o renales. También a menores de cuatro años, pacientes crónicos, dementes y personas que trabajan expuestas al sol. La consejera ha recordado que la única persona fallecida en Andalucía el verano pasado por golpe de calor, lo fue por un exceso de exposición al sol, cuando salió a pedalear en la bicicleta a las tres de tarde. El verano pasado fueron ingresadas 28 personas por golpe de calor y se atendieron 193 patologías relacionadas con golpes de calor, además de otros 109 casos similares en centros de salud. También el verano pasado fueron incluidas 6.684 personas en situación de riesgo en el seguimiento telefónico efectuado por el programa Salud Responde, que supone frecuentes llamadas telefónicas a estas personas para comprobar que se encuentran bien. Las recomendaciones para la población general son las de evitar la actividad  en las horas más fuertes de sol, salir con protección contra el sol y ropa ligera y ventilar las estancias bajando las persianas y cerrando las puertas  en las horas de temperatura más elevada, además de mantener un buen nivel de hidratación. El consumo de agua, ha insistido Sánchez, debe ser frecuente en algunas personas mayores que no sienten la sed, para prevenir la deshidratación. La información predictiva sobre temperaturas y las alertas por las más elevadas se efectúa, según ha explicado la consejera, por provincias, ya que no se tolera ni se siente el calor del mismo modo en todas ellas, de manera que la alerta amarilla avisa de que se superan las temperaturas umbrales máximas y mínimas durante uno o dos días seguidos. La alerta naranja se establece cuando eso sucede durante tres o cuatro días seguidos, y la roja cuando esas temperaturas se mantienen cinco o más días seguidos.

  • 1