Local

Las Administraciones buscan alojamiento a las familias huidas

300 personas huyeron de las Tres Mil por miedo a represalias tras la muerte de un menor en un tiroteo. Fue hace 48 días. Es el tiempo que llevan viviendo en chabolas, el mismo que han tardado las administraciones en mover ficha. Ayer, Ayuntamiento, Junta y Gobierno anunciaron un plan conjunto para erradicar el poblado y reubicar a las familias

el 16 sep 2009 / 02:47 h.

TAGS:

300 personas huyeron de las Tres Mil por miedo a represalias tras la muerte de un menor en un tiroteo. Fue hace 48 días. Es el tiempo que llevan viviendo en chabolas, el mismo que han tardado las administraciones en mover ficha. Ayer, Ayuntamiento, Junta y Gobierno anunciaron un plan conjunto para erradicar el poblado y reubicar a las familias.

Aún no ha trascendido cuándo y cómo comenzará el desalojo o dónde irán a parar las familias, pero sí que la prioridad en la actuación serán los menores que malviven en las 35 chabolas sin luz ni agua, que superan el centenar. Según confirmó ayer el delegado de Convivencia y Seguridad, Alfonso Mir, "se está trabajando de una forma muy seria y eficiente, hoy [por ayer] ya hemos tenido una reunión y habrá otras más en las que perfilaremos el plan. La idea es solucionar el problema con la erradicación del poblado, un trabajo que coordinará el Cecop Social", explicó en declaraciones a Radio Sevilla.

En esas declaraciones abundó su compañera, la portavoz del Gobierno local, Maribel Montaño, quien no aportó detalles pero sí remarcó que el trabajo estará marcado por la "coordinación institucional" a tres bandas: Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Gobierno central. El objetivo es "la desaparición del asentamiento y el realojo de esas familias", que cifran en unas 35, con un centenar de niños. De hecho, el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, ya ha abierto una queja de oficio para proteger a los menores, que llevan mes y medio sin pisar la escuela cuando todos asistían con regularidad a clase en las Tres Mil Viviendas. Fuentes municipales confirmaron que el comisionado para el Polígono Sur, Jesús Maeztu, acudirá el lunes al asentamiento para tratar personalmente el problema de los pequeños. Le acompañarán varios profesores de los colegios en los que los niños recibían clase hasta que abandonaron el barrio.

El jueves se produjeron cuatro nuevas detenciones relacionadas con el tiroteo en el que murió el joven Mariano y en el segundo tiroteo, registrado esta misma semana en el Polígono Sur. Sin embargo, ayer fue un día de calma en el poblado. La Policía Nacional sólo apareció por la zona de madrugada, después de que varias familias la llamasen al detectar la presencia demasiado cercana de varios coches. No se pudo comprobar si se trataba de miembros del clan contrario, enredado en el tiroteo, que buscaban represalias. Tras el susto, su interés volvió a lo básico: levantar casillas, buscar agua, ir a por comida, esperar soluciones.

  • 1