Local

Las agresiones a los médicos se pagan

Eduardo Tortosa es un médico que trabaja en el centro de salud de Palmete y que esta semana ha sido noticia por poner en conocimiento público las agresiones y vejaciones que sufrió durante cuatro días consecutivos por parte de un paciente y tres familiares de este último...

el 16 sep 2009 / 06:13 h.

Eduardo Tortosa es un médico que trabaja en el centro de salud de Palmete y que esta semana ha sido noticia por poner en conocimiento público las agresiones y vejaciones que sufrió durante cuatro días consecutivos por parte de un paciente y tres familiares de este último. El doctor se negó a darle al paciente una receta de forma urgente y a raíz de ese rechazo sufrió una presión brutal que ha terminado con una denuncia en los tribunales que ha sido admitida a trámite en el Juzgado de Instrucción 11 de Sevilla para el esclarecimiento de lo ocurrido. La historia es un ejemplo de las vicisitudes que sufren algunos profesionales en los centros sanitarios de atención primaria (el 91% de los incidentes se registran en centros de salud), pero también del modo en el que hay que actuar cuando se produce una agresión, por fortuna algo que no deja de ser un episodio puntual en el ejercicio diario de esta profesión. El Colegio de Médicos de Sevilla cifra en un centenar el número de incidentes que se registran al año. El caso de Eduardo Tortosa forma parte de estas estadísticas y, como decimos, también es el ejemplo de cuál debe ser el modo de actuación. Tortosa denunció los hechos a la Policía Local y cursó una denuncia que determinará la responsabilidad de quienes, supuestamente, lo vejaron y amenazaron de muerte. Este no es un aspecto secundario. Desde hace un par de años, los médicos han conseguido que los jueces entiendan que estas agresiones no son simples faltas que se sancionan con una multa, sino que se equiparan a los delitos por atentado a la autoridad. De este modo, se puede llegar a condenar a los autores de estas acciones con penas de entre dos y cuatro años de cárcel si se entiende que hubo agresión y de un año de cárcel si se califican de amenazas. No se sabe qué dilucidará el juez en este caso, pero sí que debe quedar claro que la Justicia tiene medios para evitar la indefensión de los profesionales sanitarios que sufren estos atropellos.

  • 1