martes, 11 diciembre 2018
09:49
, última actualización
Local

Las agresiones en las oficinas del paro disparan las quejas sindicales

Tras la denuncia de CCOO sobre el caso de la semana pasada en la Macarena, el SAF alerta de que las actitudes violentas se han repetido en los últimos días.

el 06 mar 2015 / 23:15 h.

TAGS:

Imagen de archivo de usuarios aguardando la apertura de una oficina del paro. / José Luis Montero Imagen de archivo de usuarios aguardando la apertura de una oficina del paro. / José Luis Montero Lo adelantó El Correo esta semana, apoyando la denuncia de CCOO con unas fotos que estaban más cerca de recoger el escenario de una batalla campal que el de una oficina de empleo:las agresiones, los insultos y las amenazas por parte de usuarios furibundos y desesperados son, según dicho sindicato, un continuo para esos trabajadores. Ahora, otro sindicato, el andaluz de funcionarios (SAF), se suma a la queja apuntando las razones por las que, a su entender, pasan estas cosas: «la falta de personal, la carga de trabajo, la alta demanda del servicio y la conflictividad social». El SAF, según hizo saber este viernes, ha denunciado por escrito ante la Unidad de Prevención del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), la Dirección Gerencia, la Dirección Provincial y la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, «agresiones físicas y verbales enmarcadas en los casos de violencia a terceros, contra varios trabajadores en una oficina de empleo situada en el barrio de la Macarena». Según el comunicado remitido por este sindicato, «el director de la oficina confirmó al delegado de prevención de SAF que el pasado día 20 de febrero una funcionaria sufrió un violento empujón contra la pared y un vigilante de seguridad de una empresa externa necesitó asistencia médica tras herirlo en el brazo con un perfil de aluminio de una mampara de separación, que los agresores rompieron previamente. Los culpables de las lesiones fueron reducidos y detenidos por la Policía Nacional». Pero el asunto no acabó ahí. «Además, el director reconoce que días posteriores se han sucedido intentos de agresiones físicas con violencia verbal a varias compañeras, al vigilante de seguridad y a él mismo». El SAF entiende que «el factor de riesgo fundamental en la oficina es la falta de personal, la carencia de medios, la ausencia de apoyo de la organización a sus trabajadores y el alto índice de conflictividad social. La escasez de personal desborda de trabajo a los funcionarios y frustra las expectativas de los usuarios, que rondan los 14.000 en esta oficina. Es más, el funcionario de la oficina del SAE se encarga fuera de su competencia de ciudadanos que deben ser atendidos por la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que no tiene ningún trabajador en la atención al público». «Los trabajadores sufren problemas de estrés y síntomas de burnout o síndrome de desgaste profesional». Ante esta grave situación que también perjudica directamente a los ciudadanos, SAF exige que se evalúen los riesgos psicosociales y se resuelva la falta de personal que provoca la saturación de los servicios públicos.

  • 1