sábado, 19 enero 2019
13:10
, última actualización
Local

Las Antúnez resucitan en Molviedro

Grande de León bucea en el romanticismo de las célebres bordadoras del XIX para ejecutar el nuevo manto de Jesús Despojado

el 28 feb 2012 / 20:02 h.

TAGS:

Grande de León supervisa las últimas puntadas a la obra.

¿Recuerdan el antiguo manto de la Virgen del Mayor Dolor de la Carretería, perdido en un incendio fortuito? ¿O el realizado también por las hermanas Antúnez con tallos vegetales, hojarasca y cardos para la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso, adquirido en 1908 por la Estrella para su imagen titular? El bordador José Antonio Grande de León ha buceado en ese legado romántico de opulentos adornos que marcó la producción artística de las hermanas Josefa y Ana Antúnez para brindar a la Semana Santa de Sevilla una obra excepcional: el nuevo manto de salida que la Virgen de los Dolores y Misericordia de Jesús Despojado estrenará el próximo Domingo de Ramos como regalo por su cincuentenario.


Un año completo de trabajo, "un tiempo récord", ha empleado Grande de León en dar forma a una suntuosa obra de claras reminiscencias decimonónicas "pensada exclusivamente para la Virgen de los Dolores y Misericordia" y acorde al estilo romántico que impregna el palio de la dolorosa de Moviedro.


Bordado sobre terciopelo azul noche, su diseño, asimétrico en la calle central y simétrico en los extremos, se basa en un entramado de grandes ramas de cardos entrelazadas y largos cabos de hojas florecidas en ricas flores de cardos. "Todas las flores van trabajadas de forma diferente y muchas piezas van al aire". Para su realización, explica el bordador, se han seguido las mismas técnicas y utilizado los mismos materiales que empleban las hermanas Antúnez en sus obras durante el último tercio del XIX. Así, por ejemplo, se ha utilizado un amplio elenco de puntos y técnicas antiguas del bordado, como el cetillo, el ladrillo, la media onda o los escamados de lentejuelas, "que prácticamente se han dejado de usar". También la obra combina en su ejecución un rico muestrario de hilos, siempre en oro fino al igual que el palio, caso del torzal, el liso, el moteado, la hojilla y la mezcla de materiales dentro de una misma pieza, "algo que se usaba mucho en la antigüedad".


"Como en la mayoría de los exponentes que tenemos del XIX, el diseño es más cargado y de piezas más grandes en los bordes, que se van haciendo más delicadas y más finas de forma ascedente hacia el centro del manto", detalla su autor.


El resultado, un manto de claro sabor decimonónico y de piezas grandes elaboradas con mucha minuciosidad y detalle que conjuga a la perfección con el resto del palio. "Es un manto muy personal con el que queda cerrado el conjunto del paso, un complemento perfecto para un palio singular", recalca José Antonio Grande de León.


Los sevillanos podrán recrearse en la contemplación de este trabajo y en la minuciosidad de sus detalles ya que el manto será expuesto en el Ayuntamiento del 19 al 23 de marzo.


Junto al manto de salida, cuyo peso se acerca a los cien kilos, la dolorosa de Jesús Despojado estrenará el Domingo de Ramos una nueva saya, bordada sobre tisú de plata, de diseño asimétrico y a juego con el manto y el palio que será donada por el propio bordador Grande de León.

  • 1