viernes, 22 febrero 2019
11:40
, última actualización
Local

Las autopsias confirman que Israel se cebó con los activistas

El Ejército aborda sin víctimas el último barco que quería romper el bloqueo a Gaza

el 05 jun 2010 / 20:04 h.

TAGS:

Israel se cebó con los activistas turcos que murieron en el asalto a la Flotilla de la libertad y disparó a quemarropa contra ellos. Así lo desvelan las autopsias realizadas a los cadáveres, a las que tuvo acceso el diario británico The Guardian. Las víctimas recibieron hasta 30 disparos.


La Justicia de Turquía estudia acciones legales contra la cúpula del Gobierno y Ejército israelíes por el violento asalto. Después del escándalo internacional que ha supuesto este ataque, el Ejército judío abordó ayer en aguas internacionales y sin causar víctimas el último barco de la flotilla, el irlandés Rachel Corrie, cuando se dirigía a las costas de la franja de Gaza, informaron fuentes militares.


Cinco de los que perdieron la vida hace seis días fueron tiroteados en la cabeza y a corta distancia. Un joven de 19 años, Fulkan Dogan, de nacionalidad estadounidense, murió tras recibir cinco balazos a menos de 45 centímetros, en la cara, en la parte posterior de la cabeza, dos en las piernas y uno en la espalda. Un hombre de 60 años, Ibrahim Bilgen, falleció por cuatro heridas de bala, en la sien, en el pecho, en la cadera y en la espalda. Otros dos activistas murieron tras ser alcanzados por cuatro balas y otras cinco víctimas más perecieron al ser tiroteadas por la espalda y por la parte posterior de la cabeza, según informó Yalcin Buyuk, vicepresidente del Consejo de Medicina Forense turco, citado por el periódico británico.


Ismail Patel, un activista británico que viajaba en uno de los barcos atacados por tropas de elite israelíes, afirmó al rotativo londinense que Israel llevó a cabo una política de "disparar a matar". Patel, que fue testigo del ataque israelí, indicó que los soldados dispararon una vez por persona cada minuto, que 48 activistas están heridas de bala y que otras seis más continúan desaparecidas e insinúa que la cifra de muertos probablemente aumentará. Israel, por su parte, sostiene que entre los activistas había más de un centenar de terroristas vinculados a Al Qaeda, que perseguían un fin político (romper el bloqueo en la Franja de Gaza) y no humanitario.


Después del sangriento ataque, el abordaje de ayer no causó víctimas y lo realizaron en aguas internacionales navíos militares israelíes que desde el amanecer navegaban junto a la embarcación irlandesa, cuya tripulación y pasaje no ofrecieron resistencia. El barco irlandés había ignorado cuatro llamamientos de los buques del Ejército hebreo para que atracara en el puerto de Ashdod, al norte de Gaza, en vez de tratar de hacerlo en la franja palestina.


Según la versión del Ejército israelí, el abordaje tuvo lugar con "la complacencia" de los ocupantes de la embarcación irlandesa, lo que fue desmentido por el Free Gaza Movement, uno de los grupos que había organizado la expedición pacifista. "Nadie en el barco dio su complacencia al abordaje. Nadie a bordo quería hombres armados", precisó ese grupo en la red social Twitter.


distintas versiones. Desde España, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, negó que el Gobierno haya mostrado "tibieza" con Israel, como han denunciado los tres activistas españoles de la flota. "España ha condenado el uso desproporcionado de la fuerza con una posición muy clara", zanjó. Desde IU, el coordinador, Cayo Lara, informó de que ha enviado una carta a Rodríguez Zapatero para que expulse al embajador israelí, Raphael Schutz, y Gaspar Llamazares pidió al Ejecutivo una iniciativa legal contra Israel.

  • 1