Local

Las bodegas adelantan la vendimia y prevén llegar al millón de litros

el 26 ago 2012 / 19:21 h.

TAGS:

La vendimia se ha adelantado un par de semanas puesto que la uva ya está en su punto justo de madurez.
-->-->-->

El vino es sinónimo de tertulia, aseguran los productores vinícolas. Pero antes de que el caldo llegue a la mesa para entablar conversación, las viñas se llenan de jornaleros que recogen la uva en su punto justo de madurez para elaborar los vinos característicos de la provincia sevillana. Pedro Ximénez, Syrah, Garrido fino, Tempranillo, Moyar y así hasta casi una veintena de clases de uva se cogerán estos días en la vendimia.

Aunque la vid se recoge cuando el calor de agosto va dando un respiro, el clima tan seco de este  año ha obligado a las bodegas a adelantar unos días la vendimia porque la uva ha madurado antes de tiempo. Podría ser una mala noticia para la calidad de los caldos, pero no. De hecho, ya lo dicen los productores: "La uva a partir de junio, agua ninguna". La escasa lluvia y, en consecuencia, las nulas epidemias por humedad han favorecido a los viñedos. Es más, este año la uva recogida dará un "vino de mayor calidad", asegura el presidente de la Asociación de Productores de  Vinos y Licores de Sevilla, Julián Navarro.

Al final de la campaña, la patronal estima que  la provincia elaborará  cerca de un millón de litros, una cifra similar a los 900.000 litros que contabilizaron el año pasado los productores sevillanos.

La elaboración del vino no sería posible si los jornaleros no se hubieran levantado al alba para cortar la uva. Durante la crisis, los productores aseguran que ha aumentado la demanda para acudir a la vendimia. Sin embargo, desde el sindicato CCOO explican que al haber menos uva que recolectar por la sequía, este año no se han creado más puestos de empleo para la campaña de la vid.

Cerca de 200 personas participarán en la recogida de la uva, aseguran desde UGT-A. Una cifra ínfima puesto que la mayoría de personas que trabajan en la campaña de la provincia son familias de la propia localidad, explica el secretario general de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de UGT-A, Pedro Marcos. Además, parte de los jornaleros que recogerán la vid, durante cerca de veinte días, serán los mismos de la campaña del melocotón, hecho que dificulta la creación de empleo, asegurán desde CCOO-A

En Umbrete, las Bodegas Salado empezaron a recoger el pasado 16 de agosto los primeros capazos de uva. Santiago Salado y su hermano Rafael han considerado que la uva estaba en su punto justo para empezar a elaborar el famoso mosto del Aljarafe. Con los primeros rayos de luz, las diez personas que se encargan de cortar la vid empiezan a trabajar hasta que una hora después del inicio del mediodía se acaba la labor en el campo. En unas siete horas de trabajo, estas bodegas recogen entre 8.000 y 10.000 kilos de uva. Después de cerca de un mes de vendimia, estas bodegas habrán recolectado 600.000 kilos de vid.

Poco después de las dos, los remolques se desplazan desde Huévar -donde están situados los viñedos de los hermanos Salado- hasta Umbrete. Allí la uva empezará su proceso hasta convertirse en vino. Después de pasar por la truja, donde se descarga la vid recién cortada del campo, ésta pasa por unos rodillos de caucho que rompen la fruta, lo que permite que no se oxide. Posteriormente, una bomba impulsa la pasta a un patín que se encarga de escurrir por gravedad el primer caldo: el mosto flor. Según Rafael Salado, este es "el mejor vino joven". Muchos consumidores lo solicitan recién exprimido para llevarlo a sus mesas; el resto se mantiene a una temperatura de 16 grados en unos bidones donde almacenan 15.000 litros durante 40 días hasta que fermente.

La uva es la que es y muchos se quedan fuera de las cuadrillas, puesto que los fieles de cada campaña son los que suelen recoger la uva. Los hermanos Salado cuentan todos los años al inicio de la vendimia con diez personas, pero cuando el cansancio se hace patente después de seis días seguidos cortando la uva, dos cuadrillas de veinte personas procedentes de Rumanía les ayudan a tener lista la vid para empezar a elaborar el vino.

Aunque la crisis también ha llegado al vino, no lo ha hecho con tanta fuerza como en otros sectores. Rafael Salado asegura que todo lo que no vende a los bares y restaurantes o a las tiendas de comestibles para su comercialización, el buen bebedor de caldos lo compra directamente en la fábrica. Incluso más barato. Los productores alegan que mientras que una botella de agua en un restaurante roza los dos euros, las Bodegas Salado venden su botella de mosto por solo 1,90 euros.

Vinos generosos, mostos, vinos tranquilos, espumosos... Las bodegas sevillanas no se resisten a ninguna de sus formas y pese a que los vinos riojanos son los más conocidos en el extranjero, los caldos sevillanos también se han hecho un hueco fuera de la fronteras andaluzas. De hecho, la mayoría de las bodegas exportan sus vinos a países centroeuropeos como Holanda o Alemania. No obstante, también se están abriendo a nuevos mercados como China.

1500 jornaleros para Francia.

Cuando la recogida de uva sevillana este a punto de acabar, cerca de 1.500 jornaleros de la provincia harán las maletas para desplazarse a Francia durante la vendimia, según UGT-A. El escaso empleo español ha impulsado la demanda para la campaña de la vid gala. El problema es que la producción ha descendido "a causa del clima tan seco que ha hecho este año", explica el secretario general de la Federación Agroalmentaria de CCOO-A, Antonio Perianes.

Es difícil encontrar una mata para cortar en los campos franceses, sobre todo porque muchos jornaleros tienen una relación de fidelidad con los empresarios, asegura Perianes. En el caso de que un jornalero histórico se jubile el puesto lo heredará alguno de sus hijos.

  • 1