Local

'Las bombas de ETA dañan la imagen del País Vasco'

El lehendakari ha denunciado que "las bombas de ETA no representan al pueblo vasco" y que "nos hacen un daño inmenso en el mundo, porque trasladan una imagen del pueblo vasco en la línea contraria de lo que somos".

el 15 sep 2009 / 08:24 h.

TAGS:

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha denunciado que "las bombas de ETA no representan al pueblo vasco" y que, además, "nos hacen un daño inmenso en el mundo, porque trasladan una imagen del pueblo vasco en la línea contraria de lo que somos".

Sin hacer alusión a las cuatro bombas colocadas por ETA el domingo en Cantabria, Ibarretxe ha asegurado que "las bombas y los atentados de ETA no representan al pueblo vasco".

En este sentido, ha indicado que los atentados de la organización terrorista "nos hacen un daño inmenso en el mundo, porque trasladan una imagen del pueblo vasco exactamente en la línea contraria de lo que somos: un pueblo tranquilo, trabajador y cariñoso, que sabe tratar a las personas que vienen a visitarnos".

Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamares, tras mostrar su "total condena" por estos atentados, reclamó un pacto de las fuerzas políticas para combatir el terrorismo.

El líder de la federación hizo un llamamiento al resto de partidos y ha reiterado que "debe ser el Gobierno quien ponga las bases para un nuevo pacto sin ningún tipo de exclusiones".

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, dijo que "sólo hay un objetivo, que es acabar con los asesinos que son la única lacra que diferencia a España del resto de países europeos" y ha añadido que hay que acabar con la actitud del PNV y el lehendakari Ibarretxe.

Revilla fue más allá y añadió que a Ibarretxe hay que "llamarle la atención muy seriamente" por tratar de lanzar un órdago al Gobierno [a polémica consulta] en un momento en el que "los terroristas han vuelto a asesinar y extorsionar", pues a su juicio "sólo hay un objetivo, que es acabar con los asesinos, que son la única lacra que diferencia a España del resto de países europeos".

También el Gobierno de Navarra ha criticado tras las atentados de Cantabria y Vizcaya "la ambigüedad de quienes adoptan posturas equidistantes" y "con sus iniciativas dan oxígeno a planteamientos radicales cada vez más repudiados por la inmensa mayoría de la sociedad".

La llamada con la que ETA alertó de la colocación de cuatro bombas -que contenían entre tres y cinco kilos de explosivo- en los municipios cántabros de Laredo y Noja fue realizada desde una cabina pública de teléfonos en Sopelana, Vizcaya, a unos 55 y 75 kilómetros de donde se produjeron las explosiones.

  • 1