domingo, 20 enero 2019
23:54
, última actualización
Local

Las cabañuelas anuncian que lloverá "mucho" en invierno y "buen tiempo" para la próxima primavera

el 06 oct 2011 / 16:17 h.

TAGS:

El cabañuelista Antonio Cimarro, vecino de la localidad sevillana  de Tomares, ha pronosticado para la provincia de Sevilla unos meses  de enero y febrero del año 2012 "bastantes lluviosos, buen tiempo  para la primavera, un verano muy parecido al que se ha tenido en  2011, esto es, suave en julio, caluroso en agosto y con un acusado  'membrilleo' en septiembre; y el otoño menos lluvioso que años  anteriores".

Según el pronóstico de Cimarro, "posiblemente el día de la  cabalgata de Reyes Magos habrá que sacar el chubasquero y que en  Semana Santa a diferencia de este año y para alegría de los cofrades  habrá unos días esplendidos". Así, según ha informado el Ayuntamiento  de Tomares (Sevilla) en una nota; la Feria de Abril "también será  buena, aunque con algún chubasco esporádico al final; y en mayo  tendremos buen tiempo hasta el día 20 para tranquilidad de los muchos  que celebran bodas y comuniones".

Una predicción que este aficionado a las cabañuelas, y "no  profesional", como él suele decir, "muy pocas veces falla" y viene  realizando todos los años desde 1984. El pronóstico, según ha  explicado, se obtiene de observar "la sabia naturaleza durante los  primeros 24 días de agosto, la forma de las nubes, la dirección del  viento, el olor a humedad, la luna, los seres inanimados o el  comportamiento de los animales".

Así, ha señalado que "probablemente" llueve si se observa a  primera hora de la mañana rocío en el envés de algunas plantas  aromáticas, si la cara interna de los guijarros enterrados en el  suelo está húmeda, si las hormigas deambulan de forma extraña, si se  lava la cara el gato, si se bañan los palomos, o si las mulas  orejean. Además, es indicio de cambio de tiempo "si el gallo canta  durante el día, si hay tranquilidad en los animales, si las  cicatrices duelen o pican, duelen las articulaciones, o si los gatos  corren y saltan".  

Cimarro realiza las cabañuelas los 24 primeros días de agosto,  aunque también hay otros métodos. A cada uno de los doce primeros  días de agosto le corresponde en orden numérico ascendente cada uno  de los meses del año, de manera que el tiempo que haga el 1 de agosto  -desde las 01,00 horas hasta las 24,00 horas- se corresponderá con  el tiempo que hará en enero, el 2 de agosto con el que hará en  febrero, y así sucesivamente hasta el 12, que se corresponde con  diciembre. Además, pone en práctica el método de las  contracabañuelas, que consiste en lo mismo pero en orden inverso.

Para saber el tiempo que hará dentro de cada mes, Cimarro hace  también un estudio de cada uno de los días, de manera que las señales  que le dé la naturaleza entre las 00,00 y 04,00 horas corresponde con  el tiempo que hará durante los cinco primeros días del mes; de 04,00  a 08,00 horas con los días del 6 al 10; las siguientes cuatro horas  con los días del 11 al 15; y así sucesivamente.

  • 1