Economía

Las cajas andaluzas gestionarán una gigantesca cuenta de la Junta

Unicaja, Cajasol y Caja de Granada asumen la transferencia de las ayudas agrarias y de las subvenciones al desarrollo rural, con 1,5 millones de transferencias

el 29 mar 2010 / 20:37 h.

Braulio Medel (Unicaja) y Antonio Pulido (Cajasol), en una imagen de archivo.

El asegurarse la liquidez es un objetivo vital para las entidades financieras en estos tiempos de crisis, de ahí la importancia de que Cajasol, Caja de Granada y Unicaja -integrará a Cajasur y Caja de Jaén, completando así el actual quinteto de las cajas andaluzas- hayan ganado un contrato de la Administración autonómica que les reportará una inyección anual de depósitos, aunque transitoria, superior a los 2.200 millones de euros.

En concreto, la Dirección General de Tesorería y Deuda Pública de la Junta de Andalucía ha adjudicado a las tres cajas, dentro de un procedimiento abierto que contó también con ofertas de La Caixa y los bancos Sabadell y Santander, entre otras entidades, las cuentas corrientes donde se centralizan las subvenciones agrícolas y al desarrollo rural que proceden de las arcas comunitarias (esto es, los fondos Feaga y Feader, respectivamente).

Dos años. Lo harán durante dos años -con posibilidad de realizar prórrogas anuales- y la dimensión de semejante cosecha la revela una cifra: en 2009 el importe de esas ayudas ascendió a 2.216 millones de euros. ¿Y qué harán? En esas cuentas quedará depositado el dinero que libera Bruselas para los agricultores y ganaderos andaluces y para sufragar los proyectos de desarrollo rural durante todo el tiempo en que el FAGA (el Fondo Andaluz de Garantía Agraria u organismo pagador, adscrito a la Consejería de Agricultura y Pesca) tarde en atender las solicitudes, analizarlas, aprobarlas y emitir las órdenes de abono a la Tesorería, que a su vez las dará a la caja que, entre las tres, elijan para agrupar tales cartillas y ejecutar las transferencias a los beneficiarios de las ayudas -el número de transferencias se situó el año pasado en 1,5 millones-.

Una sola. Por tanto, aunque la oferta es agrupada, será una de las tres entidades la encargada del proceso, si bien del beneficio participarán todas. ¿Por qué acudir en unión? Para abarcar todo el territorio de la comunidad, siendo uno de los requisitos que se recogen en el pliego de condiciones.

Fuentes financieras resaltan que es normal que las cajas andaluzas se hayan adjudicado ese servicio, toda vez que son las que más experiencia acumulan en el sector agrario, las que más cobertura de oficinas poseen y las que más subvenciones tramitan.

Póliza. Por la adjudicación la Junta de Andalucía no tendrá contraprestación económica alguna ni tampoco pagará nada a las entidades ganadoras. Eso sí, éstas deben arbitrar una póliza de crédito (esto es, un préstamo a corto plazo) por un importe superior a los 300 millones de euros siendo la Junta de Andalucía la beneficiaria (ese tipo de financiación es habitual para atender gastos corrientes, nóminas de empleados públicos,...). No en vano, un segundo apoyo a la contabilidad de la Administración autonómica era de cumplimiento obligado: la participación de las entidades en las emisiones de deuda pública que realiza la Junta -es decir, comprando títulos-.

Un día, no más. Cuando se ordene un pago, el abono al agricultor deberá realizarse, a más tardar, en un día y sin intermediarios, y la transferencia del dinero deberá ser comunicada a cada uno de ellos -el número de beneficiarios sólo de subvenciones agrarias alcanzó el año pasado los 286.000-.

Las cajas de ahorros andaluzas, comentan en la Consejería de Hacienda y Administración Pública, son ya habituales en la realización de esta labor. Fuentes financieras destacan la importancia del importe económico.

  • 1