Economía

Las cajas pasan su ‘día D’ con los deberes aún sin planificar

El mapa financiero vivirá otra ronda de integraciones. «Todo está abierto», insisten

el 28 mar 2011 / 21:52 h.

CAM y Cajastur protagonizan desencuentros que revelan la complicada reestructuración.

Era el de ayer el día D de las cajas de ahorros, puesto que debían comunicar al Banco de España sus planes para cumplir con las nuevas exigencias de capital. Sin embargo, no fue el día D, sino un día D, para mediados de abril se espera otro y otro más, quizás el definitivo, pasado el verano. La indefinición, cuando en teoría los planes deberían estar claros, imperó ayer. Por un lado, lo sabido, que habrá entidades que irán al FROB a por dinero público y, por tanto, serán parcialmente nacionalizadas, algunos años para enmendar las cuentas y después recompradas por ellas, las propias afectadas. Y por otro, las que aún sopesan alternativas, o vamos al FROB o buscamos integraciones, que es lo mismo que llevaban estudiando desde que hace un mes el supervisor dijo qué capital adicional necesita cada una. ¿Conclusión? Que hay muchos frentes aún abiertos en el mapa de la reestructuración.

En efecto, existe margen para que, antes de Semana Santa, nos sorprendan con operaciones que reduzcan, aún más, los grupos de cajas (a siete u ocho), aunque, eso sí, serán grandes grupos con bancos como medio de articular el negocio financiero, según comentan a este periódico varias fuentes del sector. En estos momentos, dicen, el poder del órgano supervisor es decisivo, hasta el punto de que en próximas semanas irá colocando a cada oveja con su pareja, la pareja que él decida para quien, todavía a estas alturas, no tiene las cosas claras.

Es el caso de Unnim -procede de la fusión de las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu-, que requiere 568 millones de euros de capital adicional, a conseguir en un plazo de seis meses -hasta septiembre, según fija el Banco de España-. Ayer, a través de una nota de prensa, informaba de que tres alternativas sobre su futuro había comunicado al supervisor: buscar el cobijo de otros grupos de cajas, convertirse en banco donde haya capital privado o acudir al FROB. Es decir, todo abierto.

En estos momentos, la entidad catalana negocia con otras cajas. Sonó con fuerza Banca Cívica (Cajasol, Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos), si bien fuentes del mercado dan por descartada esa posibilidad de integración. Mientras, en esta última se recurre al socorrido discurso de que "todos están hablando con todos". Y si es así, es que todo, o mucho, puede cambiar.

Tanto, señalan las fuentes, que en el tablero de ajedrez puede aún dar juego Unicaja -no necesita recursos adicionales, si bien se convertirá en banco pero con el modelo de caja de ahorros-, que ya ha salido recientemente al rescate de Caja España-Duero. Al Banco de España le hubiera gustado que se hiciera cargo de otro gran morlaco, Catalunyacaixa, pero era excesivamente grave la digestión, al igual que hubiera pasado con Novacaixagalicia.

La catalana acudirá al FROB. Pedirá 1.718 millones, y esto conllevará una nacionalización parcial -el Estado entrará en su capital- por un tiempo determinado. Después, salida del porcentaje público, entrada del privado (con inversores, entre los que podrían estar sus propios empleados). Pero lo primero, traspaso del negocio a un banco, como casi todas las cajas, todas salvo Ibercaja.

Tras el reciente anuncio de que las cajas vascas se van a integrar, la aragonesa es la única que camina en solitario. Ni prosperaron las negociaciones con Cajasol ni con Unicaja.
2.622 millones son los que necesita Novacaixagalicia, que también acudirá al FROB con vistas a que, posteriormente, el Estado salga de su capital y entren otros inversores.
Banca Cívica, que necesita 847 millones, ha informado en reiteradas ocasiones de que cubrirá la cuantía con la salida a bolsa o la entrada de socios externos. Ayer no concretó si una cosa o la otra ni los porcentajes del capital que estarían en venta -contempla una horquilla de entre el 25% o el 40% para el salto al parqué-.

Mare Nostrum (Caja Granada, Caja Murcia, Caixa Penedès y Sa Nostra) posee el abanico abierto para conseguir 637 millones. Su principal plan pasa por la salida a bolsa, pero en el mercado se especula con su integración en otro grupo de cajas.

Banco Base se entrega al FROB tras su ‘culebrón’

Banco Base (integrado por CAM, Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) ha sido el más claro ejemplo de las luchas de poder existente en los Sistemas Institucionales de Protección (SIP). En este caso ha sido tanto la tensión que la alianza ha estado a punto de irse a pique, aunque finalmente la sangre no ha llegado al río.

El consejo de administración de Banco Base ratificó ayer el acuerdo alcanzado el pasado 23 de marzo de solicitar el apoyo del FROB para que la entidad cumpla con las exigencias de capital fijadas por el Gobierno.

La entidad presentó ayer su plan de estrategia al Banco de España, según informó la CAM -la caja que lleva la voz cantante junto con Cajastur-. Con esa estrategia, prevé cubrir con fondos públicos su necesidad de capital de 1.447 millones de euros para así alcanzar el requisito de capital principal del 10%, umbral del que se aleja en 1,8 puntos porcentuales.

El tira y afloja surgió entre Cajastur -que absorbió la intervenida Caja Castilla-La Mancha- y la CAM. Ahora, nacionalización parcial, sin planes conocidos para la salida del capital público.

Mientras, en el mercado descartan que Ibercaja vaya por libre. El Banco de España, dicen, ya le reservará alguna operación.

  • 1