domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

Las calles de Marchena se engalanaron para recibir la procesión del Corpus

Los vecinos pudieron vivir un año más, desde bien temprano, esta multitudinaria fiesta

el 19 jun 2014 / 22:05 h.

Marchena disfrutó ayer de la procesión del Corpus Christi. Foto: María Montiel Marchena disfrutó ayer de la procesión del Corpus Christi. Foto: María Montiel Con sus mejores galas recibían las calles de Marchena la Festividad del Corpus Christi. Los balcones engalanados y los tradicionales altares aguardaban una de las festividades más multitudinarias de este pueblo de la campiña sevillana. Los actos comenzaron en la víspera de la celebración con la segunda edición de la Ruta de la Música, teatro al aire libre y el adorno de las calles por donde discurre el cortejo. Por su lado, la Parroquia Matriz volvía a recuperar los Gozos del Corpus dando paso a una noche de espera donde el municipio era un hervidero de vecinos contemplando los pasos procesionales en la Parroquia San Juan Bautista y los adornos principales. Eran las 8.00 horas del jueves cuando se oficiaba la misa que precedía la salida de una comitiva encabezada por los niños y niñas vestidos de comunión. Un día solemne cuyo cortejo se iniciaba con el paso del Niño Hermoso, representando la talla de Jesús Infante, al cual le seguía la Imagen de la Inmaculada Concepción. Por último, un cuerpo de acólitos escoltaba la pieza de orfebrería de mayor valor local, la Custodia realizada por Francisco Alfaro en 1575. Desde la calle Cristóbal de Morales comenzaban el recorrido estas joyas históricas que alcanzaban su máximo esplendor bien temprano al llegar a la Plaza Ducal con fachadas adornadas. Todo ello cuidado al detalle y donde no podía faltar el acompañamiento musical, perfectamente elegido para cada tramo de la procesión. Entre las novedades de este Corpus, la reliquia de San Vicente Mártir, situada junto a San Juan Grande, ambas custodiadas por dos nuevos estandartes. Igualmente, junto al paso del Niño Hermoso, se colocó una reliquia de Santa Teresa. Tras la procesión, el romero y las flores impregnaban de olores las calles por las cuales aún paseaban vecinos de la localidad y de la comarca que se acercaban hasta el centro de Marchena para disfrutar de una fiesta única en la zona.

  • 1