viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Local

Las calles de Utrera echan abajo sus barreras arquitectónicas

El proyecto que pretende hacer de Utrera una ciudad referente en el mundo de la accesibilidad continúa en marcha. Una vez ejecutada la primera fase, el segundo y tercer plan de obras, auspiciado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, están eliminando muchas barreras arquitectónicas de la localidad.

el 16 sep 2009 / 07:50 h.

TAGS:

El proyecto que pretende hacer de Utrera una ciudad referente en el mundo de la accesibilidad continúa en marcha. Una vez ejecutada la primera fase, el segundo y tercer plan de obras, auspiciado por el Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales, están eliminando muchas barreras arquitectónicas de la localidad.

Así, el segundo de dichos planes consiste, por una parte, en la mejora de la accesibilidad en la zona noreste de la barriada El Tinte y en la instalación de nuevas rampas con barandas de doble altura en acero. Asimismo, se ha construido una rampa de acceso a la parroquia de Santa María. Estas actuaciones tienen un coste de 245.858,95 euros. De igual modo, este plan contempla la dotación de un taxi adaptado -el primero de la ciudad-, que ya está circulando por las calles del municipio gracias a la inversión aproximada de 24.000 euros.

El tercer plan abarca la eliminación de barreras del tipo de bordillos elevados, en un proyecto que abarca desde la estación de trenes hasta el colegio salesiano.

Estas actuaciones se suman a las ya ejecutadas, y referidas a los semáforos en las avenidas María Auxiliadora y San Juan Bosco, donde se instaló un dispositivo auditivo para facilitar el movimiento a las personas invidentes; y a la creación de un conjunto de complicadas rampas que facilitan el acceso a El Tinte, por la calle Cristo de los Afligidos.

Se trata de un proyecto muy ambicioso que, gracias a la aportación del Estado, a través de los fondos Feder; la Fundación ONCE y el Consistorio, puede hacer que, en poco tiempo, ponga a Utrera a la cabeza en eliminación de barreras.

Y es que, gracias a la iniciativa que planteó la agencia de la ONCE en Utrera, el municipio se ha convertido en referente en lo que a eliminación de barreras arquitectónicas se refiere. Con una inversión de 700.000 euros, es de los pocos que, con este número de habitantes, se ha sumergido en un proyecto de estas características. La concejal de Servicios Sociales, María Dolores Pascual, consideró "muy importante" el desarrollo del plan de accesibilidad. "Sabemos que hay trabajo por delante y las administraciones deben ser las primeras en facilitar la vida de las personas con discapacidad, de ahí que hayamos comenzado con un proyecto que hará de Utrera una ciudad más habitable", señaló.

La empresa Vía Libre elaboró un estudio de viabilidad previo al plan, que consistía en el estudio del transporte, el acceso a los edificios públicos o las calles, pero no sólo atendiendo a las personas de movilidad reducida, sino a toda discapacidad, con la instalación de semáforos sonoros o la buena colocación de bolardos. Pese a ello, la asociación de personas con discapacidad Virgen de Consolación (Apdis) lamentó que no conozcan la conclusión del estudio para poder colaborar.

  • 1