miércoles, 24 abril 2019
17:40
, última actualización
Local

Las calles más comerciales adelantan las rebajas de verano sin esperar a julio

La liberalización permite colocar el cartel cuando quieran las tiendas. “Y esto es la anarquía”, lamenta Aprocom. Cóctel explosivo: crisis y un largo invierno que dejó la ropa sin vender. La mayoría de tiendas esperará al día 1

el 23 jun 2013 / 23:45 h.

TAGS:

15104609 El año pasado por estas fechas eran promociones que llamaban agresivas. En esta ocasión se cuelga ya el cartel de rebajas. Y con mayúsculas. No hay ya primeras y segundas rebajas. De entrada, el descuento en los comercios del Centro, cuando aún queda una semana para adentrarnos en julio, alcanza hasta el 50 %. Léase, a mitad de precio. La crisis económica aprieta este verano más que nunca porque, a las dificultades familiares en sí, se ha agregado un invierno largo y lluvioso en exceso, que ha dejado la ropa en los escaparates y los armarios sin renovar. Se trata de las primeras rebajas comerciales de verano que en Andalucía, y por imposición legislativa estatal que el Gobierno autonómico rechaza, se afrontan sin restricciones en su duración, hasta el punto de que pueden concebirse cuando al propio comerciante le plazca y, además, durante el tiempo que quiera. Libertad absoluta, al igual que ocurriera con enero pasado, que no pocos aprovecharon para captar a los clientes con gangas antes de Reyes, y no a partir de la jornada del 7, fecha tradicional en la que vemos las puertas abriéndose y la gente corriendo hacia las escaleras de El Corte Inglés. Hoy, día de San Juan, no sólo algunas grandes cadenas de moda asentadas en las calles más céntricas, como C&A, Mango o Cortefiel, sino también tiendas pequeñas de calzado o ropa de baño tratarán de adelantarse al resto. Desde la patronal sevillana del comercio, Aprocom, lamentan esta “anarquía a la que nos ha conducido la nueva normativa nacional y que, además, genera inseguridad en el consumidor”. Su vicepresidente, Tomás González, matiza, sin embargo, que la mayoría de los pequeños y medianos empresarios prevén arrancar la temporada en su fecha clásica, el 1 de julio, para así aprovechar el tirón y el efecto llamada ejercido por El Corte Inglés, Carrefour y otros gigantes que, a tenor de sus propias campañas publicitarias, conservarán la tradición y actuarán, pues, de locomotoras. Aunque González recalca la idea de la anarquía, dice ser consciente de la “desesperación” de los comerciantes, y esto acentúa la dispersión de un sector “ya de por sí desunido”. “No tenemos la fuerza que existe en otras comunidades del Norte, donde pactan estos días, y son estos días, y no otros. Aquí navegamos solos y a rebufo de los grandes”. A la crisis económica y el elevado desempleo, que han precipitado el consumo hasta “bajísimos niveles”, se suma la falta de crédito para renovaciones de artículos. No hay financiación, sostiene, ni para un frigorífico, y si la hay, es con altos intereses. El vicepresidente de Aprocom, asimismo, hace hincapié en la “inseguridad” que, a su juicio, entrañan unas rebajas adelantadas que prometen precios reducidos en un 50 % o 70 % pero apenas para unas cuantas prendas que están arrinconadas. El gancho no es ilegal, aclara; sí despista a los clientes, quienes, aunque no están desprotegidos, sí su grado de amparo es menor puesto que antes la regulación era más estricta. “No se dejen engañar cuando los escaparates ponen porcentajes fantasiosos: nadie da duros a pesetas”. El Casco Histórico es la referencia, pero lo cierto y verdad es que los carteles de rebajas se encuentran por doquier, en centros comerciales y también en calles, entre ellas de Los Remedios, ahora con una nueva cobertura legal de las rebajas, si bien desde que comenzara la crisis, en especial a partir del verano de 2008, se camuflaban bajo formatos como los descuentos, las promociones, las ofertas, etcétera. Desde la Junta de Andalucía, administración que interpuso ante el Tribunal Constitucional un recurso contra el Real Decreto de liberalización del comercio que aprobó el Gobierno del PP el verano pasado, se insiste en la conveniencia de ajustarse a los periodos de rebajas por el bien de los comercios y de los consumidores. Lo suyo no tiene más valor que el de ser un consejo: la admisión a trámite del recurso no paralizó su aplicación. Consumo raquítico y sin noticias de El Corte Inglés El raquítico consumo del que habla Aprocom tiene sus datos oficiales. Así, el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía constata que el índice de ventas al por menor –las que se realizan en comercios a particulares– acumula un descenso del 8,18 % entre enero y abril de este año en comparación con el mismo periodo de 2012. Ese recorte es del 6,09 % para los productos de alimentación, un porcentaje de caída que aumenta al 9,38 % en el resto de artículos. El desplome es más drástico si hablamos de las grandes superficies: -9,94 % hasta abril (-5,6 % en alimentación, y 12,54 % en el resto). El hecho de que haya grandes cadenas que no hayan colgado el cartel de rebajas no quiere decir que no estén abonadas a los descuentos agresivos y promociones u ofertas especiales en estos días. Tomás González lamenta que la Consejería andaluza de Turismo y Comercio siga sin atender la demanda de Aprocom de ampliar la zona de gran afluencia turística del Centro hasta la plaza del Duque, para así incluir a El Corte Inglés en la liberalización plena de los horarios y aperturas de la que ahora disfrutan los pequeños comercios de hasta 300 metros, aunque no abren al faltar el tirón de ésa y otras cadenas.

  • 1