viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

Las carreteras y los cascos urbanos de la Gran Sevilla están llenos de pasos elevados ilegales

Tras la denuncia del fiscal delegado de Seguridad Vial en Sevilla, Luis Carlos Rodríguez León, de que ninguno de los badenes ubicados en las carreteras de la provincia cumplen la norma, no hay más que dar una vuelta por los municipios de alrededor de la capital hispalense -y la propia Sevilla- para comprobar que no sólo en las carreteras, sino también en los cascos urbanos hay pasos de peatones sobreelevados con restos de carrocería en el suelo.

el 08 jun 2010 / 18:44 h.

TAGS:

De ruta por los badenes de la primera corona del área metropolitana. Siguiendo la aportación de los lectores de www.elcorreoweb, el primer punto desde Sevilla fue la Vereda de los Chapatales de San José de La Rinconada. En una calle amplia en la que se dan cita centros comerciales y escolares y el centro cultural de la villa los vehículos se ven obligados a parar en seco para pasarlos, y eso que justo antes, en el suelo de la calle se indica 40 kilómetros por hora, velocidad imposible de cumplir si el conductor no quiere dejarse medio chasis.


Uno de los municipios donde más se han quejado los vecinos por los badenes es Alcalá de Guadaíra, sobre todo en referencia a los que se encuentran en la entrada desde la A-92 por Montecarmelo. En la subida desde el centro, los conductores se encuentran con una al principio, y otra en medio que la frutería del barrio aprovecha para colocar la oferta de sacos de patatas.

Ya en abril, la Diputación de Sevilla anunció que adaptaría a los badenes en las vías provinciales, en cuanto a características geométricas y materiales con los que deben realizarse. Pero por ahora, y ya en el Aljarafe, los conductores siguen sufriendo las continuas subidas y bajadas de los badenes. Sobre todo los que como Israel Medina se encargan de repartir paquetes con su furgoneta por toda la comarca. "Están todos mal, muy alta tanto la entrada como la bajada, además, el coche sufre mucho", explica.

En Gelves, otro de los municipios del que alertan los lectores, mientras que el centro son los resaltes de caucho los que frenan la velocidad de los vehículos, en la calle Feria, paralela a la autovía de Coria del Río, los badenes con paso de peatones se suceden en un lugar donde justamente los viandantes no se ven.

En Mairena del Aljarafe, justo cuando acaba el atasco por las obras del bulevar de los Descubrimientos a la altura de la estación de la línea 1 de Ciudad Expo y en dirección a Bormujos, se amplía la avenida, casi autovía, que cruzan unos badenes en los que hay que frenar en seco.

Manuel Quero, vecino de Tomares, afirma que "están bien para el peatón pero son todos ilegales". En su opinión, "habría que ponerlos más pequeños, que servirían igual, o aplicar nuevas medidas como controlar que se circula a menos velocidad con fotografías o con radares". Y es que en esta localidad, desde su entrada desde la A-49, se suceden los badenes a más o menos altura pero, como indica Leonardo Martín, vecino de Camas, con una subida y una bajada progresiva. Y es que éste, como otros vecinos de Camas, se quejan de que en el municipio los badenes son muy pronunciados. "Son más altos que en otros pueblos", asevera subido en su motocicleta. "Con la moto tienes que parar a cero", agrega.

Esa misma queja llega desde Valencina de la Concepción y también desde Santiponce, en concreto en la entrada desde el primero. Pese a que el primer badén, antes del Bar Galán parece más suave, lo cierto es que en el resto, hasta el desvío hasta Sevilla, el coche no para de crujir por muy lento que se vaya.

De regreso a Sevilla y nada más llegar a la Cartuja, bajo el puente del Alamillo se encuentra uno de los más famosos por el continuo roce de carrocerías, aunque las denuncias se suceden con el del cruce de Carretera de Carmona con San Juan Bosco o en José Laguillo frente a Santa Justa. Seguro que los conductores con la amenaza de un radar irían igual de lento. Y no tendrían que acabar en un taller.

  • 1