Local

Las catenarias no se retirarán, pero si es posible se subirán más

La polémica por la altura de las catenarias llega al Cabildo de Toma de Horas. Adolfo Arenas oficializó ayer domingo el "malestar" de las cofradías por el mantenimiento del cableado en la Avenida en Semana Santa, al tiempo que exigió al Ayuntamiento una solución. Fiestas Mayores se comprometió a hacer todo lo posible pero reiteró que no las quitarán.

el 16 sep 2009 / 00:19 h.

TAGS:

La polémica por la altura de las catenarias llega al Cabildo de Toma de Horas. Adolfo Arenas oficializó ayer domingo el "malestar" de las cofradías por el mantenimiento del cableado en la Avenida en Semana Santa, al tiempo que exigió al Ayuntamiento una solución. Fiestas Mayores se comprometió a hacer todo lo posible pero reiteró que no las quitarán.

Llegó siete minutos tarde (9.07 horas) pero con las ideas muy claras. Adolfo Arenas se estrenó ayer como presidente del Consejo en un Cabildo de Toma de Horas que prometía ser tranquilo -sólo marcado por el nuevo horario-, y que terminó monopolizado por las catenarias, por encima de la ya clásica reivindicación del Resucitado para entrar en la nómina del Sábado.

Sus primeras palabras en la cita de la Capilla Real de la Catedral fueron encaminadas a trasladar a la delegada de Fiestas Mayores el acuerdo adoptado un día antes en el pleno extraordinario de hermanos mayores. En su intervención, hizo público el "malestar" de las cofradías ante la permanencia del cableado del tranvía en la Avenida en Semana Santa. "Nos sentimos defraudados y desesperanzados con un problema que puede ser considerado como menor, pero que conforme ahondamos en él se reviste de una relevancia trascendente que perjudica la catequesis de nuestros desfiles", espetó Arenas.

En representación de las cofradías y por mandato de lo acordado en el citado pleno, el presidente del Consejo prosiguió argumentando que la actual situación de la Avenida lleva a que las imágenes que hacen estación aparezcan "de una forma poco adecuada". Arenas recordó que "naturalmente que las cofradías han convivido con las catenarias", pero dijo que "eran otros tiempos".

Recordó nuevamente la promesa del alcalde de que las catenarias iban a desaparecer y, aludiendo al "respeto recíproco" de las cofradías con la nueva fisonomía de la ciudad de Sevilla, exigió a la delegada de Fiestas Mayores que "se busquen fórmulas que hagan perfectamente acomodables unas posturas y otras", porque, a su juicio, están convencidos de que "en pleno siglo XXI haberlas haylas", pues "lo que se pone en juego es muy grande".

Indicó además que de no resolverse se crearía "una serie de problemas tremendos" que conllevaría a "un verdadero desmadre" de la Semana Santa con retrasos en las jornadas, como ya ha advertido La Quinta Angustia al tener que aminorar el paso por la Avenida con la cruz bajada. Algo que preocupa seriamente en el seno del Consejo.

Esta petición a la desesperada en la cuenta atrás de la Semana Santa encontró nuevamente la buena disposición de la delegada de Fiestas Mayores. Rosamar Prieto-Castro se comprometió a "seguir haciendo todo lo posible" con Tussam (empresa municipal que gestiona el tranvía), aunque descartó el desmontaje como solución: "El año pasado se quitaron, pero no podemos hacerlo todos los años. Esto ya no es posible", replicó aludiendo a que sería "un disparate" debido al elevado coste de los trabajos (su desmontaje supondría a las arcas municipales un desembolso de 125.000 euros en plena crisis), y a que, según explicó, los cables que se retiren no se pueden reutilizar luego.

Si bien, mostró nuevamente su plena disposición a mediar con Tussam estos días para que "si es posible, se subirán más aún los cables de las farolas", algo que, en principio, desaconsejan los técnicos al poder verse afectado el servicio del Metrocentro con una interrupción que se alargaría en demasía.

Por un metro. La delegada recordó también que antes de la subida a 6,15 metros realizada la semana pasada, los cables se pusieron el año pasado a 6,10 "a petición del Consejo" que les comunicó que "a esa altura no tendrían problemas". A 6,15 el hilo central y 6,40 los arcos laterales, señaló que el número de afectados se ha reducido a cinco cofradías -nueve según le consta al Consejo-, entre ellas Las Siete Palabras y La Quinta Angustia con siete metros de altura y para las que no hay remedio. En este sentido, el hermano mayor del Dulce Nombre, Manuel Paz, avisó de que "este año los retrasos por las catenarias de la Avenida pueden ser muy grandes".

En un tono más conciliador su homólogo en El Amor, Luis Torres Palazón, intervino para agradecer la gestión de Francisco Vélez en las negociaciones de las últimas subidas. Al debate se sumó también el vicario general de la Diócesis, Francisco Ortiz, que se mostró confiado en que la delegada de Fiestas Mayores "seguro hará todo lo posible para que estas dificultades se vayan resolviendo".

"Hay sitios más feos". Fiestas Mayores tratará de buscar alguna solución in extremis, para lo que Prieto-Castro hizo una llamada a los hermanos mayores "por si alguien sabe alguna fórmula posible". No obstante, la edil expresó su "plena disponibilidad" y aclaró que "ni el Ayuntamiento ni el Gobierno local nunca han tratado de fastidiar a las hermandades, pues entiende que la Semana Santa es una de las mejores cosas que pasan en esta ciudad, patrimonio de los sevillanos".

No obstante, Prieto-Castro reconoció que la fisonomía de la ciudad ha ido cambiando y que "todos tenemos que adaptarnos a esta realidad". "Se está haciendo un esfuerzo importante. Al margen de lo estético, hay sitios más feos por los que pasan las cofradías y no hay catenarias". En este sentido, confió en que "la tecnología avance rápidamente y, finalmente, posibilite -como prometió el alcalde- una Avenida sin cables".

Al margen de las catenarias, el vicario alentó a las hermandades a "pronunciarse sobre determinados temas [en alusión a la reforma de la ley del aborto] como parte de la Iglesia que sois", enfatizó. Asimismo hizo una llamada a reforzar las obras asistenciales ante esta situación de crisis económica. No faltó a la cita la ya clásica reivindicación del hermano mayor del Resucitado para que su cofradía entre el Sábado "en el lugar que corresponda". Nuevamente tampoco recibió respuesta.

  • 1