Local

Las Comisarías de la Policía Local en los barrios abrirán las 24 horas

Reforzar los servicios de las sedes de distrito de la Policía Local de forma que abran de noche, aumentar un 30% los agentes de tráfico y crear una unidad específica para aplicar la ordenanza antivandalismo. Son las directrices de una reestructuración cuya negociación arrancó ayer y en la que los sindicatos echan de menos un aumento de plantilla.

el 15 sep 2009 / 17:39 h.

TAGS:

J. Alonso / I. Comesaña

Reforzar los servicios de las sedes de distrito de la Policía Local de forma que abran de noche, aumentar un 30% los agentes de tráfico y crear una unidad específica para aplicar la ordenanza antivandalismo. Son las directrices de una reestructuración cuya negociación arrancó ayer y en la que los sindicatos echan de menos un aumento de plantilla.

El primer eje de la reforma es la tantas veces anunciada potenciación de los distritos para descentralizar la Policía Local. La propuesta municipal pasa por aumentar en más de un centenar los agentes asignados a las seis sedes de los barrios, pasando de 456 policías a 567. Ese refuerzo permitiría abordar el reto de atender al público las 24 horas, lo que arrastraría hacia un nuevo modelo de trabajo totalmente distinto. Dos ejemplos: el turno de noche dejaría de ser el grupo específico que es ahora, y cada sede tendría policías nocturnos -ya fueran fijos o rotatorios-, igual que pasaría con los agentes que redactan los atestados de los accidentes de tráfico.

La propuesta tiene un importante punto débil: pasar de turnos de mañana y tarde a tener tres turnos supone, calculadora en mano, tener un 50% más de personal o contar con menos gente en cada turno. El Sindicato Profesional de la Policía -Sppme-, a falta de revisar con sosiego las cifras facilitadas, pone una segunda pega -al margen incluso de la necesidad en sí de abrir de noche todos los distritos-: si para que tengan más gente se desmontan grupos como los de noche y el de atestados, se perderá una especialización que consideran necesaria.

Además de los distritos, la nueva organización mima a la unidad de tráfico, buscando un objetivo anunciado en repetidas ocasiones por el propio alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. Se plantea que los agentes asignados se incrementen en torno a un 30% para llegar a unos 150 policías. No se menciona la promesa estrella anunciada hace un año por el concejal de Movilidad, Francisco Fernández, de crear un centenar de agentes de apoyo, que no serían policías ni llevarían armas pero podrían multar, y servirían para descargar a la Policía Local de las labores más arduas y rutirarias del tráfico, como los atascos de las horas puntas o la doble fila.

La propuesta, entregada ayer a los sindicatos y explicada como un punto de partida para la negociación, se completa con la creación de una unidad específica para el control de la ordenanza antivandalismo que entra en vigor a mediados de noviembre, y que no tendrá competencias en orden público. Será el que el alcalde anunció antes de las últimas municipales como grupo Torre del Oro.

Todas estas reformas se incluyen en un borrador de negociación que carece -criticaron diversas fuentes sindicales- de concreción en el número de agentes de cada grupo, ni especifica con claridad cómo se redistribuyen los grupos que desaparecen o surgen. De hecho, no consta si las plazas de las que se habla son oficiales -las 1.240 que tiene la Policía Local- o reales -las 1.129 que están efectivamente cubiertas-. Aunque se abre la puerta a un aumento de plantilla, no se aclara en cuánto. Por el momento, la reestructuración se plantea como una reorganización de los efectivos existentes y una nueva distribución de agentes que llegaría a derivar a grupos especializados hacia la estructura de los distritos, como el Giralda, dedicado al turismo, que se integraría en el distrito Centro.

  • 1