Local

Las comunidades musulmanas andaluzas levantan sus templos en solares privados

No es usual que los ayuntamientos andaluces cedan suelo para que se erijan mezquitas. En la Costa del Sol, donde se concentran los mayores templos, los ladrillos se han levantado con dinero privado y, sobre todo, en solares de un particular.

el 15 sep 2009 / 17:02 h.

TAGS:

No es usual que los ayuntamientos andaluces cedan suelo para que se erijan mezquitas. En la Costa del Sol, donde se concentran los mayores templos, los ladrillos se han levantado con dinero privado y, sobre todo, en solares de un particular. En Almería se opta por el alquiler, ante la negativa municipal darles terreno.

El fondo de publicaciones de la Junta Islámica de España constata que la cesión de suelo público que el Ayuntamiento de Sevilla pretendía hacer a la Comunidad Islámica -primero en Los Bermejales, luego en La Cartuja- es el método menos común de los usados en la región para crear una mezquita.

El referente más claro se halla en Málaga, donde residen 50.000 musulmanes. Allí se concentran las tres mezquitas más importantes de la región: las de Marbella, Fuengirola y Málaga capital. La Junta Islámica informa de que las tres han sido levantadas sin ayuda municipal, dependiendo económicamente de Arabia Saudí, de la corriente wahabí, una de las más conservadoras. Tras estos seguidores se encuentran grandes jeques del petróleo, que escogen los solares en función de su conveniencia -localización, accesos, privacidad- y no suelen consultar con las autoridades locales. De hecho, no hay constancia de que pidieran siquiera suelo a los municipios en los que se instalaron.

En Granada, la mezquita pertenece a la misma Comunidad Islámica de España que desea instalarse en Sevilla. Está enclavada en el barrio del Albaicín y se construyó totalmente con aportaciones particulares: el suelo lo pagó el rey de Marruecos y el edificio, con fondos del emirato árabe de Sharya (Emiratos Árabes Unidos).

Diferente es el caso de la provincia almeriense; entre poniente y levante se erigen 15 mezquitas, a las que acuden, sobre todo, los trabajadores de los invernaderos. Abdallah Mhanna, de Imanes por la Paz, explica desde Roquetas de Mar que normalmente apuestan por el alquiler, que pagan con dinero de la comunidad "exclusivamente", por dos motivos: porque no tienen fondos para permitirse construir un edificio de nueva planta o acondicionar como mezquita uno antiguo y porque los inmigrantes que llegaron a Almería "desconocían" que podían solicitar ayuda a los ayuntamientos. Montaron sus mezquitas pensando en su pequeña comunidad, como un proyecto cerrado y limitado, y sólo con el tiempo han empezado a solicitar ayudas para lograr suelo público.

En el resto de España, destaca la ley de centros de culto que en febrero comenzó a tramitarse en el Parlamento catalán, la primera de la UE que iguala a las iglesias con las mezquitas; dicha norma establece que los consistorios deberán prever en sus planes de ordenación urbanística la reserva de suelo con calificación de equipamiento comunitario destinado a usos religioso, "garantizando un trato igualitario y no discriminatorio".

Desde hace dos años, el Ministerio de Justicia estudia la manera de instar a los ayuntamientos para que cedan suelo tanto para mezquitas como para enterramientos musulmanes. "La reserva de espacio para construir templos y cementerios en una derivación del derecho a la libertad religiosa. Todas las confesiones tienen derecho a que los ayuntamientos les reserven parcelas. La negación por parte de los ayuntamientos de ese derecho tiene que estar motivada", expresó a El Mundo Juan Ferreiro, subdirector general de Promoción y Coordinación de la Libertad Religiosa, al inicio del proceso.

  • 1