Local

Las cooperantes de Somalia están bien y reclaman por ellas 170.000 euros

El secuestro de las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras en Somalia se complica por momentos. Sus captores exigen ahora un rescate de 170.000 euros para ponerlas en libertad y aseguran que se encuentran bien de salud. Mientras, el embajador español cree que la liberación tardará en producirse.

el 14 sep 2009 / 22:02 h.

TAGS:

El secuestro de las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras en Somalia se complica por momentos. Sus captores exigen ahora un rescate de 170.000 euros para ponerlas en libertad y aseguran que se encuentran bien de salud. Mientras, el embajador español cree que la liberación tardará en producirse.

Los secuestradores de la doctora española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza hicieron llegar sus exigencias a través de una carta a las emisoras de radio de Bosasso. Periodistas de esa localidad del extremo nordeste del país informaron telefónicamente en Nairobi del contenido de la misiva enviada por los secuestradores, que indica que las dos rehenes están bien de salud y están siendo alimentadas.

La petición de rescate no ha podido ser confirmada por otras fuentes, lo que ha generado una cierta confusión. Los periodistas que adelantaron detalles de la carta confirmaron que éste es el método habitual utilizado por los secuestradores y no dudaron de su origen.

En la misiva, los secuestradores piden que los dos diplomáticos de España y Argentina que están en Bosaso contacten con ellos directamente, sin pasar por las autoridades de Puntlandia, la región seimautónoma del Gobierno de Somalia donde se ha producido este secuestro.

El diplomático español es el embajador en Kenia, Nicolás Martín Cinto, quien declaró que no cree que antes de fin de año se solucione el secuestro. "No es una cosa para mañana, a lo mejor los hechos me desmienten, pero no creo que antes del 1 ó el 2 de enero esto se arregle", agregó, al tiempo que subrayó que no le consta que se haya pedido un rescate, sentido en el que pidió cautela.

A mediados de diciembre fue secuestrado en Bosaso el cámara francés Gwen Le Gouil y sus captores pidieron también un rescate. El periodista fue puesto en libertad el pasado lunes, sin que se haya confirmado si se abonó el dinero requerido. Los secuestradores pertenecen en su mayoría al subclan Warsangeli, del clan Harti, un grupo étnico que ha sido acusado por las autoridades de Puntlandia de estar detrás de los secuestros en esa región.

Mientras tanto, Médicos Sin Fronteras aseguró el viernes por la tarde que no ha mantenido ningún contacto con los secuestradores, por lo que tampoco puede confirmar la petición de 170.000 euros. El portavoz de esa organización, Javier Sancho, declaró que sólo tenían constancia de las nuevas condiciones a través de los medios de comunicación. "No hemos tenido contacto directo con las personas que tienen en su poder a las compañeras ni con nadie y no podemos confirmar nada", dijo.

Acercarse a ellas. La organización pidió que se le facilitase acceso a las cautivas a fin de comprobar su estado de salud y proporcionarles agua, comida y asistencia sanitaria. Su presidenta en España, Paula Farias, otorgó "cierta credibilidad" a las informaciones que indican que la doctora española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza se encuentran en buenas condiciones y están siendo alimentadas.

El responsable de Relaciones Externas de la organización en España, Carlos Ugarte, comentó que las dos cooperantes "están perfectamente localizadas" y que, según sus informaciones, han sido vistas en el lugar donde se encuentran retenidas a través de "unos prismáticos", por lo que se cree que "estarían bien".

El embajador español en Kenia explicó en este sentido que las autoridades han dado prioridad a la seguridad de las dos rehenes y que el área en la que se encuentran está a unos diez o doce kilómetros de Bosaso. "En los últimos cuatro kilómetros no se tiene acceso en coche", añadió el diplomático, que estuvo visitando los alrededores del área.

  • 1