Local

Las crisis se ceba con el comercio del casco antiguo

El centro de Écija cuelga el cartel de liquidación por cierre. Los comerciantes del entorno de la Plaza de España empiezan a acusar la crisis y a tratar de vender sus productos antes de cerrar. Unos culpan a la apertura hace un mes del centro comercial y de ocio N4. Otros miran más atrás.

el 15 sep 2009 / 06:04 h.

TAGS:

El centro de Écija cuelga el cartel de liquidación por cierre. Los comerciantes del entorno de la Plaza de España empiezan a acusar la crisis y a tratar de vender sus productos antes de cerrar. Unos culpan a la apertura hace un mes del centro comercial y de ocio N4. Otros miran más atrás.

Las tiendas que empiezan a cerrar o que ya lo han hecho son fundamentalmente las de ropa y complementos. Su crisis sí puede explicarse en parte por el impacto de la apertura del N4, con el que han desembarcado en la ciudad las principales marcas que los vecinos antes buscaban al desplazarse a hacer sus compras a Sevilla o a Córdoba.

Precisamente ésa fue la idea de los promotores del N4: evitar que los ecijanos salieran para comprar, aprovechar ese volumen de ventas y, de paso, atraer a los compradores de las poblaciones cercanas.

Para el comercio tradicional, la nueva gran superficie es, paralelamente, "un monstruo" y "una locomotora".

Los pequeños y medianos comerciantes no dejan de mirar con preocupación el futuro con la competencia de un centro comercial y de ocio con una oferta mayor y a la que ellos poco pueden oponer para mantener su clientela. Pero al mismo tiempo, hay quienes consideran que puede ser el motor de desarrollo que atraiga clientes a Écija que, después de visitar N4 acudan al centro a seguir comprando.

Lo cierto es que en las tiendas del centro se reproducen los carteles de liquidación por cierre. "Es la novedad, todo el mundo quiere ir y ha ido al N4", reconoce Rafael Bellido, gerente del Centro Comercial Abierto (CCA) de Écija, que lamenta el cierre de comercios como un goteo continuo. Sin embargo, es de los que buscan la explicación echando la vista atrás. "El comercio del centro lleva años de crisis porque el centro de Écija lleva años en obras", resume este empresario.

En efecto, primero el desmantelamiento de la Plaza de España desde finales de 1998, y luego las obras del aparcamiento subterráneo y la reconstrucción han asfixiado a los comercios del casco antiguo. Con todo, es optimista de cara al futuro y opina que el impacto del N4 durará lo que dure la moda de comprar allí. Eso sí: para competir, el comercio tradicional debe especializarse y unirse cuanto antes.

  • 1