Local

Las cuentas de la ralentización

Todos los grandes proyectos reciben algo para que no haya sensación de parón.

el 02 oct 2010 / 18:11 h.

TAGS:

El trazado de la SE-40 se adivina por el movimiento de tierra del centro de la imagen.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2011 resultan difícilmente defendibles en los términos a los que siempre nos han tenido acostumbrados los políticos, y la brutal dosis de realidad sólo da lugar a una lectura: es lo que hay. Sin embargo, la deuda en infraestructuras con el área metropolitana se arrastra desde lejos, por lo que hasta en un contexto de crisis está resultando muy difícil de explicar, ya que muchos se preguntan por qué esos grandes proyectos no se empezaron hace una década.

El Gobierno de la Nación ha optado por repartir la pequeña tarta para que haya trozos para todos los grandes proyectos del área metropolitana más poblada del sur del país, pero sus escasas dimensiones han provocado que para algunos sólo hayan quedado migajas.

Tan sólo uno de los compromisos será posible mantener en tiempo y forma: el estreno del Cercanías del Aljarafe para 2011. Es cierto también que es el proyecto más económico de los referidos a la movilidad que están en marcha, ya que se adjudicó por poco más de 40 millones de euros, además de unas obras complementarias por otros 10, es decir, menos que cualquiera de los tramos de la ronda de circunvalación SE-40.

El Cercanías del Aljarafe -que no el plan ferroviario completo para el área metropolitana porque del cierre del anillo hasta la Isla de la Cartuja no se encuentra todavía sobre el papel- está llamado a asumir toda la responsabilidad y el peso del resto de compromisos en la materia que inevitablemente se incumplirán. Con su entrada en funcionamiento, prevista en principio en el entorno de las elecciones municipales, será la salvaguarda para algunos.

Pero la estrella de la movilidad, la segunda ronda de circunvalación, que es precisamente lo que marca la consolidación de un territorio como área metropolitana, tendrá que esperar. Si con los 226,6 millones de euros que se le consignaron para 2010, tres de sus siete tramos adjudicados se quedaron parados a mitad de este año y un cuarto a medio gas por falta de fondos, ¿qué no ocurrirá en 2011 cuando las obras de esta autovía solamente se llevarán 82,5 millones de euros? Está claro que las empresas tendrán que hacer un ejercicio de confianza y... de paciencia.

Consciente de que no cabe llevarse a engaño, el PSOE de Sevilla reconocía en la valoración hecha tras conocerse los PGE que los dos primeros tramos -que no la SE-40, que tiene 12 y un coste estimado en 1.400 millones de euros- no podrán estar en funcionamiento hasta 2014, año en el que inicialmente estaba prevista la autovía entera.

No hay más que remontarse a la programación de inversiones para esta autovía que hacían los PGE en 2005, cuando se licitaron los primeros tramos, o ni siquiera tanto, sólo a los del año en curso, cuando para 2011 programaban un desembolso tres veces mayor. Con partidas, eso sí, para cada uno de los siete tramos en ejecución, parece que todo, incluso lo que actualmente está parado, estará en obras en 2011. Pero ¿qué se hace con dos millones de euros para los dos tramos del Aljarafe, adjudicados en 2009, durante todo un ejercicio? Remover tierra y poco más.

Por eso también ahí el Cercanías del Aljarafe tendrá que dar la cara y dejar la sensación de que la comarca más poblada del área metropolitana tiene por lo menos algo, porque el PSOE de Sevilla no presentará ninguna enmienda a las partidas consignadas para la SE-40.

Sí lo hará en cambio en un tercer pilar de la movilidad en el área metropolitana, y en la provincia en su conjunto: el desdoble de la A-4. El tramo entre Dos Hermanas y Los Palacios y Villafranca sólo está pendiente del inicio de las obras, por lo que el PSOE considera que se puede pelear en Madrid para que llegue algo más que los 240.000 euros previstos. Máxime cuando se está hablando de conectar con la capital hispalense dos poblaciones que suman más de 150.000 habitantes y están en constante proyección. Es lo único que los socialistas están convencidos de poder corregir de estas cuentas de la ralentización.

En el tramo del Cercanías que aparece descolgado, el citado cierre del anillo en la capital hispalense, están seguros de que no habrá problemas para cumplir con el compromiso de que entre en funcionamiento también el año que viene, ya que el dinero se sacará de la partida genérica de 49 millones de euros de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seittsa), mecanismo de corrección de última hora que se puso en marcha para el presente ejercicio con el mismo fin.

En cuanto a la cuarta obra de la que Sevilla lleva más de una década pendiente, el tercer carril en la A-49, podrá continuar con su irregular paso ya que hay algo más de cinco millones de euros, lo que permitirá seguir con las obras del tramo hasta Benacazón, así como iniciar los proyectos para su futura ampliación hasta Huévar del Aljarafe y Chucena, ya en la provincia de Huelva.

  • 1