Local

Las cuentas salen, pero por poco

Hacienda aguardaba desde hace semanas un informe que podía marcar el rumbo del Consistorio este mandato. Intervención debía definir si las cuentas estaban dentro de los límites de estabilidad fijados por el Estado para este año. El balance ha sido ajustado: ha sido positivo por unos 50.000 euros. Foto: Paco Cazalla.

el 15 sep 2009 / 05:01 h.

TAGS:

Hacienda aguardaba desde hace semanas un informe que podía marcar el rumbo del Consistorio este mandato. Intervención debía definir si las cuentas estaban dentro de los límites de estabilidad fijados por el Estado para este año. El balance ha sido ajustado: ha sido positivo por unos 50.000 euros.

Esta reducida cantidad ha sido decisiva. Hacienda temía encontrarse en la misma situación que atraviesan capitales como Zaragoza, Málaga o Madrid: con la obligación de realizar un plan de saneamiento de las cuentas que redujese al mínimo el nivel de inversiones y de gastos corrientes para los próximos años. Éste debe ser además supervisado y controlado por la Junta de Andalucía.

Hasta el año 2007, este límite se establecía con base en el nivel de endeudamiento que no podía superar el 110% de los ingresos, barrera que Sevilla estuvo a punto de franquear en varias ocasiones con índices de hasta un 107%.

Pero la Ley de Estabilidad Presupuestaria -que se aplica a las administraciones locales por un decreto aprobado en noviembre del pasado año- ha estrechado las condiciones: hay intervención si el saldo es negativo, si los compromisos de pago superan las amortizaciones ya comprometidas.

La normativa estatal establece dos procesos determinantes para definir el equilibrio de las cuentas. El primero, el presupuesto municipal, que en el caso de Sevilla se logró encajar dentro de los límites pese a un endeudamiento que se sitúa en torno al 97,98% -según un informe de la Intervención que data de abril de 2008-. El segundo, la liquidación de las cuentas de 2007, que debían superar un análisis que tenía como límite de entrega el pasado 31 de marzo. Este estudio se ha realizado y revisado.

La conclusión, según fuentes de la Delegación de Hacienda, ha sido mejor de la esperada. Cuando muchos temían un periodo de contención de gasto, las cuentas se han quedado en el límite: en torno a 50.000 euros permiten al Consistorio mantener su propio ritmo de gastos, sin tener que ajustarse a un plan de saneamiento custodiado por la Junta. Falta aún por definir el estado de las empresas municipales.

Pese a superar la primera prueba de la Ley de Estabilidad, la Delegación de Hacienda es consciente de que el cerco se ha ajustado de tal forma que el Ayuntamiento corre muchos riesgos de rebasar los límites. Las administraciones locales que han desplegado elevadas inversiones en los últimos años -como Málaga o Zaragoza, para preparar la Exposición- se han topado con esta normativa.

Estas ciudades deben afrontar ahora un periodo de tres años -equivalente a lo que resta de mandato- con el reto de apretarse el cinturón y reducir inversiones, gastos corrientes y solicitudes de créditos.

Para evitar esta intervención, Hacienda ha obligado a todas las delegaciones a apretarse el cinturón y ha diseñado planes para Tussam y Lipasam. El estado de las arcas obliga a mantener esta estrategia varios años más.

  • 1