Economía

Las demoras del A400M le hacen perder pedidos en favor de su rival

No sólo son cuestiones de dinero lo que está en juego para el consorcio aeronáutico EADS. Los retrasos en el desarrollo de su avión militar A400M, que se monta en San Pablo, le están haciendo daño por otro lado. El de las ventas. Y es que un grupo de países miembros de la OTAN se ha unido para comprar tres unidades del modelo C-17 de Boeing, rival directo del europeo.

el 15 sep 2009 / 17:22 h.

No sólo son cuestiones de dinero lo que está en juego para el consorcio aeronáutico EADS. Los retrasos en el desarrollo de su avión militar A400M, que se monta en San Pablo, le están haciendo daño por otro lado. El de las ventas. Y es que un grupo de países miembros de la OTAN se ha unido para comprar tres unidades del modelo C-17 de Boeing, rival directo del europeo.

Diez socios de la Alianza Atlántica -entre los que no se encuentra España-, y a los que se han sumado Suecia y Finlandia, se han unido para comprar tres aviones del modelo C-17 Globemaster III, que fabrica el constructor norteamericano Boeing, para apoyar misiones en Afganistán y de Naciones Unidas.

Significativa es esta adquisición del consorcio integrado por Bulgaria, Estonia, Finlandia, Hungría, Lituania, Holanda, Noruega, Polonia, Rumanía Eslovenia, Suecia y Estados Unidos -que compartirán estos aparatos en función de sus necesidades y, por ende, pagarán una parte proporcional de su coste- porque se trata del modelo de avión que compite directamente con el A400M del consorcio europeo EADS, que se ensambla en San Pablo, junto al aeropuerto de Sevilla. Y se trata de la primera compra importante de la Alianza Atlántica en varias décadas, según el fabricante americano.

Este programa, el más ambicioso avión de transporte militar, atraviesa una difícil coyuntura, que se acentúa por los retrasos acumulados en su desarrollo. La última demora anunciada por la compañía afecta al primer vuelo del A400M que, previsto para antes de finales de este año, se ha pospuesto sine die.

Precisamente la situación de retraso en la que se haya inmerso este programa le está haciendo perder oportunidades de ampliar su cartera de pedidos (que se mantiene en las 192 unidades, 27 de España), ya que, como han reiterado diversos responsables del mismo, será necesario esperar a ver volar el avión para alimentar nuevas órdenes de compra. Son las circunstancias especiales de un avión militar, no comercial.

Pero, el retraso en el despegue de la aeronave -a causa de los problemas ocasionados por los motores-no es el único problema que trae de cabeza a EADS, que está ahora inmersa en tratar de que las demoras no acarreen penalizaciones, en forma de indemnizaciones, por parte de sus clientes.

De hecho, un diario alemán apuntó hace varias semanas que el presidente de EADS, Louis Gallois, ha remitido misivas a los responsables de Defensa de sus nueve naciones clientes en las que advertía de la posibilidad de parar la producción del aparato en el caso en que tuviera que afrontar indemnizaciones por los retrasos en las entregas.

El pasado jueves, la ministra española de Defensa, Carme Chacón, abrió una serie de contactos que EADS-CASA ha emprendido con los países que han comprado el A400M para evitar lastrar aún más un programa en el que no salen las cuentas.

  • 1