Deportes

Las dos caras de las diez finales por el ascenso directo

El Betis jugará más veces fuera de casa que el Rayo y el Celta, pero se enfrentará a menos rivales fuertes.

el 05 abr 2011 / 20:01 h.

Parece mentira, pero la temporada en Segunda se aproxima a su fin y de hecho ya ha entrado en ese tramo de los diez últimos partidos que, a decir de los profesionales, era al que había que llegar en buena posición. El Betis lo ha logrado, ya que marcha segundo a dos puntos del líder y con cuatro de ventaja respecto al tercero, y un vistazo al calendario deja dos conclusiones rápidas: el equipo verdiblanco, por un lado, jugará cinco partidos en casa y otros cinco fuera, mientras que Rayo y Celta lo tienen mejor, con seis encuentros como locales y sólo cuatro fuera; pero por otro lado, el conjunto de Pepe Mel sólo se medirá a tres rivales ahora situados entre los diez primeros, mientras que a sus dos contrincantes les esperan seis adversarios de la mitad alta, sin contar su propio duelo directo en la jornada 39.

Ese Celta-Rayo a cuatro jornadas del final es una de las claves de la pelea por el ascenso directo, pero no todo se decidirá ese fin de semana del 14 y 15 de mayo. Hay otros nueve partidos que para Rayo y Celta comienzan en casa (ante el Albacete y el Valladolid, respectivamente) y para el Betis en Chapín. El primer tramo de esta recta final sí es más exigente para los verdiblancos, que de forma consecutiva se medirán a cuatro aspirantes a las eliminatorias de ascenso: el Xerez, décimo; el Cartagena, séptimo y en puesto de play off; el Barça B, cuarto y mejor equipo de la segunda vuelta; y el Numancia, ahora decimotercero pero a seis puntos del play off. El camino se allana luego, al menos a priori, ya que acabará la Liga frente al Córdoba, decimocuarto; el Tenerife, penúltimo, el Nástic, quinto por la cola; el Huesca, decimoquinto; el Alcorcón, undécimo y a cuatro puntos del play off; y por último el Villarreal B, duodécimo y que lógicamente no se jugará nada.

El camino es al revés para Rayo y Celta. Al revés y casi idéntico, ya que el Celta se va enfrentando a los rivales que deja el Rayo. Para empezar están el Albacete, antepenúltimo, y la Ponferradina, colista. Luego, Las Palmas, en tierra de nadie y a ocho puntos del descenso, y el Girona, a dos puntos del play off, antes de que la cuesta vuelva a allanarse con el Salamanca, ahora cuarto por la cola. A partir de ahí sí se les complica la cosa. El Rayo recibe al Elche, sexto; visita al Celta y después le quedan el Xerez, el Cartagena y el Barcelona B, mientras que el Celta acabará frente a Elche, Xerez y Cartagena. En otras palabras, los rivales más potentes les aguardan al final. Como curiosidad, los tres aspirantes al ascenso directo acabarán la liga regular en casa.

  • 1