jueves, 15 noviembre 2018
05:41
, última actualización
Deportes

Las dos caras del viaje del presidente Guillén a Polonia

El dirigente ha sido criticado por su comportamiento como un hincha, pero también ha realizado gestiones a favor del club con importantes ejecutivos de la ciudad.

el 16 jun 2012 / 19:17 h.

Miguel Guillén, el viernes en el Villamarín nada más volver de Gdansk.
La aparición del presidente del Betis, Miguel Guillén, en varias imágenes tomadas en Gdansk el jueves, horas antes del partido de la Eurocopa entre España e Irlanda, suscitó una corriente de reacciones que oscilaron entre la defensa de lo que hace el empresario en su tiempo libre y la crítica de quienes consideran que un dirigente de un club como el verdiblanco no puede comportarse como un hincha, aunque la cita no tenga nada que ver con la entidad que dirige sino con la selección. Pero la presencia de Guillén en Polonia fue algo más que su involuntaria irrupción en el telediario.

El viaje del presidente del Betis al España-Irlanda no era por motivos laborales. Lo organizaba uno de los principales patrocinadores de la entidad heliopolitana, Coca Cola para ser más exactos, y Guillén había sido invitado junto a varias decenas de ejecutivos de las principales empresas radicadas en Sevilla. Aunque era un viaje de placer, la cabeza visible del consejo de administración aprovechó la coyuntura para realizar pequeñas gestiones a favor del club, la mayoría centradas en asuntos publicitarios.

En este sentido, la presentación de la campaña de abonos está próxima y de ella depende una buena porción de los ingresos previstos en el presupuesto del ejercicio 2012-13, por encima de los 10 millones de euros. El acto en sí tendrá lugar a finales de mes y el objetivo en el Villamarín vuelve a ser el de la pasada temporada: llegar o superar los 40.000 socios. En el ejercicio 2011-12 estuvieron a punto, ya que se quedaron en algo más de 39.000 abonados.

  • 1