Local

Las dos lealtades del PSOE

Cuando Alfonso Rodríguez Gómez de Celis llegó a su asiento en el banco del Gobierno, entre el alcalde y Emilio Carrillo, inició una incómoda y reveladora conversación con el que fuera su mentor y principal referente político en los últimos años: "Emilio, esta noche he soñado contigo. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 12:06 h.

TAGS:

Cuando Alfonso Rodríguez Gómez de Celis llegó a su asiento en el banco del Gobierno, entre el alcalde y Emilio Carrillo, inició una incómoda y reveladora conversación con el que fuera su mentor y principal referente político en los últimos años: "Emilio, esta noche he soñado contigo. He tenido una pesadilla. Veía el cuadro de Goya. Tenía la imagen de Saturno devorando a sus hijos". La escena refleja la tensión y el clima de desconfianza con el que afrontó el grupo socialista el Pleno de ayer. Completamente fracturado tras el movimiento de los concejales afines a Viera para reestructurar el grupo socialista y una remodelación del Gobierno en la que varios ediles se han sentido ninguneados hasta el punto de que fue necesaria la intervención de la ejecutiva provincial para que todos aceptasen sus responsabilidades.

La fractura quedó escenificada desde primera hora de la mañana. Varios de los concejales afines a Viera se reunieron antes de la sesión plenaria para adoptar una postura común ante el decreto de Alcaldía que modificaba la estructura del Gobierno local y que fue leído como un trámite más por el secretario del Ayuntamiento. Nadie alzó la voz públicamente, aunque fueron constantes los corrillos. Cada uno con los de su bando, especialmente conforme se fue haciendo público que ni Monteseirín ni varios de los concejales del sector crítico del último congreso provincial iban a acudir a la cita convocada por la ejecutiva del partido. Tenían convocadas bodas y organizados viajes.

En esta ocasión, el PP sí logró hurgar en la herida del PSOE. Habló de lealtades, traiciones y ajustes de cuentas entre los concejales socialistas. Y dio pie a una intervención de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis de nuevo dirigida a su compañero de banco: "Respaldo firmemente las palabras pronunciadas por Felipe González: 'El principio fundamental de la política debe ser la lealtad'. La lealtad con los ciudadanos, con los compañeros de Gobierno, con el alcalde y con la oposición. No me gusta hablar de traiciones, sino de lealtad. Es un principio que debe estar de fondo en todas las actuaciones que se lleven a cabo tanto por mí como por mis compañeros".

Emilio Carrillo presenció en silencio una intervención claramente destinada a él. El ex delegado de Urbanismo eludió responder. En público, se limitó a comentarios pacificadores, que trataban de alejar la confrontación política del terreno personal. y aludían a su amistad con Gómez de Celis. Tanto él como el resto de ediles afines a Viera tenían una directriz clara: dejar pasar la jornada a la espera de la celebración de la reunión con la ejecutiva provincial, que para ellos sí se celebró ayer.

La portavoz del Gobierno, Maribel Montaño, fue la encargada de tratar de apaciguar los ánimos: "La remodelación del Gobierno pone fin a un impasse provocado por la dimisión de Carrillo. Sevilla tiene ya un Gobierno para tres años". Y el portavoz de la oposición, Juan Ignacio Zoido, tuvo como objetivo avivar más las llamas: "No se deben hacer cambios de Gobierno por intereses personales o partidistas. Un alcalde no puede premiar a sus afines y castigar a los otros". En medio, IU. Antonio Rodrigo Torrijos conocía los cambios, pero observa con cierta preocupación otra crisis del Gobierno municipal.

  • 1