Local

«Las elecciones serán un juicio a la agresividad política de la derecha»

El escritor gallego se ha convertido en el primer biógrafo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y, de paso, en el gran defensor del líder socialista frente a los «constantes ataques» lanzados por la dirección del PP.

el 14 sep 2009 / 21:09 h.

TAGS:

-Su libro busca responder a una pregunta, ¿cómo es Zapatero?

-Zapatero es un soñador, pero muy pragmático, con dotes de militar en su modo disciplinado de aguantar los golpes y la imagen que se ha querido dar de él. Además, es un amante de la paz, tanto entre las naciones como en la sociedad española, que pasa por acabar con ETA. El terrorismo para él es algo que le duele. Por ejemplos, estos días está muy afectado por las muertes.

-¿Cómo vive estas situaciones un presidente del Gobierno?

-A él le afecta mucho, pero es una persona que le gusta mantener la calma y el control, ya sea en el Congreso o en la escena con Hugo Chávez. Estos días lo hará, pero por dentro esta destrozado. Además, hay que pensar que una de las víctimas es de un pueblo de León, que visitó en campañas electorales cuando era un joven militante. Y a eso une las críticas del alcalde de ese pueblo, del PP, que dijo una animalada como que el atentado era más culpa del Gobierno que de ETA. Debería ser expulsado del PP o pedir perdón.

-¿El PP se ha podido exceder en sus críticas al Gobierno?

-La oposición de un país debe ser leal a un Gobierno en ciertos temas como el terrorismo o la política exterior. Al igual que criticaron la política interior, hasta acusar a Zapatero de ser de ETA, en política exterior le acusan de todo, como se vio en los conflictos con Marruecos y Venezuela.

-¿Al Gobierno español le faltó firmeza en estos conflictos?

-Venezuela y Marruecos son países en los que hay empresas españolas con fuertes inversiones. El Gobierno no puede hacer gestos hostiles como retirar al embajador, sino verdadera diplomacia. Ellos, en cambio, si hacen esos gestos porque no tienen empresas aquí, sino mano de obra. El Gobierno debe ser prudente, sea por Perejil o por Ceuta y Melilla. Y con Chávez igual. Zapatero no puede prever que vaya a la Cumbre Iberoamericana para beneficiarse electoralmente en su país, aunque al final no le sirva de nada.

-Una legislatura tan crispada, ¿puede afectar a Zapatero de cara a las elecciones?

-Zapatero busca derrotar a su rival con las técnicas de las artes marciales, que buscan aprovechar la agresividad del enemigo para vencerle. La derecha ha descargado en cuatro años mucha agresividad y él ha contestado con cortesía, pero con firmeza. Él sabe que hay gente que no grita en las calles pero en silencio emitirá un juicio en las urnas. Las elecciones no serán un juicio sobre los cuatro años de gobierno de Zapatero, sino sobre el comportamiento y la agresividad de la derecha y la dirección del PP, que tendrá que tomar nota de esta lección.

(Lea la entrevista completa en la versión impresa de El Correo de Andalucía).

  • 1