martes, 26 marzo 2019
17:45
, última actualización
Local

"Las empresas están haciendo un sacrificio por ayudarnos en plena crisis"

Elegido con el mayor respaldo de votos de la historia de la hermandad de Valme, a Francisco Javier Díaz Terrero le ha tocado estrenarse en la ‘pedida’ a las empresas en tiempos de crisis

el 15 oct 2009 / 20:20 h.

TAGS:

Se estrena este año como hermano mayor, ¿qué es lo primero que tuvo que hacer al llegar al cargo?

–Nada especial. La hermandad está en una situación de estabilidad y tranquilidad, lograda con mucho esfuerzo y trabajo en el periodo anterior. Además, aunque lógicamente cambian las perspectivas y las obligaciones, he sido miembro de junta desde 1999, lo que me ha dado un conocimiento bastante profundo del funcionamiento interno de la hermandad, y eso también ayuda a que hayamos seguido actuando día a día de la misma forma que en los últimos siete años.

–Cuenta, además, con el respaldo de una junta de gobierno muy experimentada.

–Prácticamente el 80% de la junta anterior ha repetido, aunque algunas personas han cambiado de cargo. Por ejemplo, el anterior hermano mayor, José Ramón Gómez Tinoco, ahora es diputado de cultos.

–Supongo que será un gran apoyo.

–Un apoyo total y absoluto. Él me está ayudando mucho, por ejemplo, con la pedida [la búsqueda de apoyo económico entre los empresarios], algo que yo no había hecho nunca y él me ha acompañado.

–¿Han notado la crisis en esta ronda por las empresas nazarenas?

–La verdad es que sí. Alguna empresa se ha echado para atrás, pero la mayoría ha hecho un gran esfuerzo, cada una en la medida de sus posibilidades.

–¿Cómo cree que será esta romería? ¿La responsabilidad se impone?

–Sin duda, será especial y distinta para mí. No es lo mismo participar como un hermano más, o como miembro de la junta de gobierno, que como hermano mayor. Como miembro de junta, aunque no era mi responsabilidad, iba pendiente por si surgía algo, pero ahora tendré que ir al frente, pendiente de todo. Por supuesto que la afrontaré, quizás, con un poco de inquietud por la responsabilidad que el cargo conlleva, pero también con mu¬cha ilusión y confianza.

–¿A pie o a caballo?

–Iré andando, delante de la carreta de la Virgen.

–Estos años pasados se ha hecho un gran esfuerzo para que la Virgen cumpliera los horarios. ¿Está ya asentado?

–La cuestión de los horarios es fundamental para el buen discurrir de la romería. Llevamos ya tres años en los que, gracias a la eficacia de las fuerzas y cuerpos de seguridad, coordinados por la Delegación de Policía y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, se ha recuperado el horario que se había ido perdiendo en las últimas décadas. Por eso, pido a todos los romeros que comprendan que la Virgen tiene que llegar a su ermita a una hora razonable. Se trata, también, de una cuestión de respeto, no sólo hacia la Virgen, sino también hacia las personas que van de promesa tras su carreta, y hacia quienes van en las carretas y galeras.

–En cuanto a participación y número de hermanos, ¿está notando la hermandad la crisis económica?

–Algo sí que se nota, la verdad. No puedo precisar las cifras exactas, porque estamos en pleno proceso de recaudación de los fondos necesarios para los cultos y la romería. En este sentido, tengo que decir que, contrariamente a lo que muchos creen, la romería es financiada en su gran mayoría por la hermandad, incluyendo también las yuntas de bueyes para todas las carretas, que constituye la partida más costosa. Y nuestras principales fuentes de ingreso son las cuotas de hermanos, las rifas y la pedida a empresas y comercios, en la que sí que se está notando bastante la crisis.

– ¿Qué cambios notarán los hermanos tras su paso al frente de la hermandad?

–Me presenté a las elecciones del pasado mes de febrero con un proyecto de continuidad. Así lo he manifestado en todo momento: mi deseo es que la hermandad siga la línea de actuación que ha tenido en estos últimos años, porque lo creo totalmente necesario. En principio, con respecto a la gestión diaria, no considero que haya que cambiar nada, máxime cuando la candidatura que yo encabecé en las elecciones obtuvo un respaldo inédito hasta ahora: 503 votos a favor.

– ¿Cuáles son sus proyectos para estos tres años?

–En cuanto a los proyectos materiales, hay varios relativos a la conservación y mejora del patrimonio de la hermandad, como la construcción de una nave almacén para guardar lo enseres de la carreta, que ahora andan de un sitio para otro. Pero somos conscientes de que, hoy por hoy, la situación económica no es la más oportuna para embarcarse en ellos. Después de la romería, estudiaremos las posibilidades que tengamos, pero siempre con mucha prudencia y rigor, pues una de las premisas que señalé en mi candidatura fue la de no poner en riesgo la estabilidad económica de la hermandad, que ha costado mucho esfuerzo conseguir.

– ¿Y en cuanto a la vida de hermandad?

– Con respecto a la vida espiritual, estamos avanzando en los aspectos de cultos, formación y obras sociales, procurando integrar lo más posible a la juventud. Se ha consolidado la iniciativa de los talleres para niños en vísperas de la romería y que pretendemos que tengan continuidad durante el año. Asimismo, procuramos atender las necesidades sociales que nos llegan, dentro de los medios de que disponemos. Y además, acabamos de aprobar en Cabildo General la inclusión en la fórmula de la protestación de fe de una declaración en defensa de la vida humana, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, con lo que pretendemos dar testimonio público de nuestro compromiso cristiano en los momentos actuales.

  • 1