martes, 11 diciembre 2018
20:31
, última actualización
Local

Las entidades vecinales de Triana y los bares de calle Betis piden más seguridad

Los trabajadores de restaurantes del paseo fluvial avisan de que algunos carteles de peligro que deben alertar del riesgo de caída están deteriorados o arrancados.

el 07 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

poyete-calle-betis El fallecimiento de la joven estudiante polaca de 23 años Sylwia Rajchel el pasado domingo, tras precipitarse desde el poyete de la calle Betis mientras se fotografiaba, ha puesto sobre la mesa el debate de la seguridad de esta zona, debido especialmente a la escasa altura de este pretil. Una cuestión que, como pudo comprobar ayer este periódico, suscita la coincidencia de la práctica totalidad de los trabajadores y los negocios de hostelería situados en este paseo fluvial. También entre los residentes de Triana parece haber consenso sobre la necesidad de tomar alguna medida adicional para evitar que esto vuelva a pasar. Las tres asociaciones vecinales con representación en la Junta de Distrito están de acuerdo en el fondo, si bien discrepan en la forma, ya que dos de ellas quieren que este proceso se lleve a cabo sin que se politice. De hecho, esta diferencia es la que llevó a alguna de ellas a no respaldar el pasado miércoles en la Junta de Distrito la propuesta del PSOE en la que pedía medidas urgentes y que apuntaba a cierta inacción municipal en este caso. Aquella moción no prosperó ya que el consistorio junto a la mayoría de entidades presentes en este órgano –partidos, vecinos, comerciantes, empresarios, entre otros– no la respaldaron, con 12 votos en contra, por seis a favor. El portavoz de la Asociación Triana Norte, que lleva proponiendo desde 2012 que se eleve el poyete para evitar caídas y accidentes como el de la joven, volvió ayer a reclamar al consistorio que tome medidas de forma urgente para evitar nuevos casos. En sentido parecido se manifestó también Pepe González, presidente de la asociación de residentes Dársena. «Claro que hace falta más seguridad en el poyete, quién va a decir que no, pero votamos contra la propuesta del PSOE porque no vemos bien politizar este asunto. Lo que tienen que hacer de una vez es ponerse de acuerdo, arreglar este problema y trabajar por el ciudadano y dejarse de peleas ya. Hay un peligro y tienen que arreglarlo. El muro lleva así 30 años y no han sido capaces de solucionarlo._No me extraña que la gente está como está con los políticos. Pero no en caliente ni para sacar rédito», dijo. La tercera asociación, Santa Ana, también defiende que este asunto debe abordarse «en frío». Su portavoz, José Antonio Vidal, justificó su voto en contra de la propuesta socialista, alegando que no mencionaba que hubo una imprudencia. «Fue una falta de precaución de la chica, que ha acabado en un triste accidente», afirmó, recordando que el Distrito ya trasladó a Urbanismo la preocupación por el peligro y que se acordó colocar unos carteles informativos. «Si al final resulta que hay que hacer algo más o poner alguna medida, que se haga, pero hay que estudiarlo bien y pedir los permisos al resto de administraciones. No se debe tratar estas cosas en caliente», dijo. poyete-betis-cuad«No lo quieren hacer en caliente, pero cuando se enfría el tema se nos olvida y luego pasa lo que pasa», opinó, por contra, María José Cabó, la portavoz del Centro de Día para Personas Mayores de Triana, también presente en la Junta de Distrito. «No es la primera vez que ocurre un accidente así. Creo que se puede buscar una solución que no reste belleza a la zona patrimonial. Es verdad que el tema está muy politizado._Y seguramente se deberá a una imprudencia, pero habrá que hacer algo para evitar estas cosas», opinó. En el lugar de los hechos, a pie de calle, también estiman que sería conveniente tomar alguna acción para que esto no se repita. Este periódico visitó ayer los seis bares y restaurantes cercanos al sitio donde Sylwia perdió la vida. En general, todos coinciden en que aunque nunca ha pasado nada, todos temían que un día sucediera una desgracia. Y advierten de que desde hace unos días, son más los curiosos que acuden y se asoman sobre este pretil, de 50 centímetros. «Yo cada vez que veo un niño por aquí, corriendo detrás de una paloma, se me coge un pellizco en el estómago», comenta la camarera del bar El Mirador, que señala que dos de los carteles que avisan del riesgo de caída «llevan varios meses con la pegatina arrancada, deteriorados, sin que nadie los arregle». «El Ayuntamiento dice que han puesto todas las medidas necesarias, pero esto sigue igual. Una barandita podría evitar estos peligros», valoró. El dueño del Café de la Prensa, Israel Tenorio, explicó que en los 23 años que lleva allí ha visto caer varias mascotas por el mismo poyete. «Podrían poner una valla de estética similar a la del puente. Una vida es más importante que cuestiones estéticas o turísticas», consideró. Gonzalo, trabajador de La Cucaña, lamenta que muchas veces lo han comentado entre los negocios de la zona, aunque nunca llegaron a formalizar una petición. «Aquí vienen niños, turistas y es lugar de copas. Los letreros no son suficientes y algunos es que están arrancados», expuso. Comparten esta visión en la Taberna Antigua Barbería, varios camareros de El Faro, o en La Caseta de Noniná, donde Abel, que lleva años sirviendo mesas, insiste: «La vida de una persona vale más que el patrimonio, y mucha gente se asoma a ese poyete».

 El juzgado 20 mantiene abierta la investigación

El Juzgado de Instrucción Número 20 de Sevilla mantiene abierta la investigación por la muerte de la joven Sylwia Rajchel, la estudiante polaca de 23 años que había llegado en septiembre a España como erasmus para estudiar Enfermería, y que el pasado domingo se encontraba haciendo turismo en la ciudad. La familia, que está a la espera de recibir un informe oficial sobre lo sucedido, ha visitado ya el lugar del suceso y se mantiene informada de las novedades. Los vecinos y la Policía Local alertaron en 2012 y 2013, respectivamente, de los riesgos del poyete, por su poca altura. El Ayuntamiento sostiene que actuó adecuadamente al colocar varios carteles avisando del peligro.

  • 1