Local

Las esculturas de Ripollés desembarcan en la Plaza del Triunfo

El histórico entorno de la Plaza del Triunfo, flanqueado por el Real Alcázar y la Caqtedral de Sevilla, alberga 15 esculturas del artista castellonense Juan Ripollés gracias al patrocinio del grupo Azahar y la Caja del Mediterráneo, un conjunto artístico cuyas obras son los "ingredientes" de la particular receta creada por Ripollés.

el 15 sep 2009 / 22:03 h.

TAGS:

El histórico entorno de la plaza del Triunfo, flanqueado por el Real Alcázar y la Catedral de Sevilla, alberga 15 esculturas del artista castellonense Juan Ripollés gracias al patrocinio del grupo Azahar y la Caja del Mediterráneo, un conjunto artístico cuyas obras son los "ingredientes" de la particular receta creada por Ripollés para alimentar el alma y la mente de los seres humanos, porque "tenemos que cultivarnos".

La muestra fue hoy inaugurada por el propio artista, quien estuvo acompañado por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño. Durante una rueda de prensa, Ripollés rememoró su estancia en la ciudad hispalense hace ya más de 43 años y, volviendo la vista atrás, dijo sentirse "como un niño pequeño", porque "nunca imaginé que mi vida iba a tener el desarrollo que ha tenido.

La exposición, bautizada como 'Universo Urbano', está conformada por 15 esculturas de gran tamaño y de entre 400 y 1.500 kilogramos, en bronce y fibra recubierta de cristal de Murano triturado, siendo está última técnica lo más novedoso de su obra porque "el cristal no se altera, es eterno" y el artista aprovecha este material para dar color a sus esculturas.

Las obras instaladas en la plaza del Triunfo muestran figuras humanas, tótems o animales desde la particular perspectiva de Ripollés y mundo iconográfico.

Juan Ripollés es, actualmente, el artista castellonense más internacional, con piezas en colecciones públicas y privadas de todo el mundo. Su imaginario es muy amplio y su imaginación evoca animales de otros lares, colores imposibles, nacidos de la tierra misma, y objetos imposibles de adivinar.

  • 1