Deportes

Las españolas de natación sincronizada vuelven a Pekín tras un malentendido

El equipo olímpico español de natación sincronizada regresará el martes a Pekín, después de pasar tres días en Shanghai sin conseguir entrenar en una piscina que cumpla con las condiciones necesarias para su preparación, debido a un malentendido de organización con las autoridades locales.

el 15 sep 2009 / 09:43 h.

El equipo olímpico español de natación sincronizada regresará el martes a Pekín, después de pasar tres días en Shanghai sin conseguir entrenar en una piscina que cumpla con las condiciones necesarias para su preparación, debido a un malentendido de organización con las autoridades locales.

El conjunto español llegó el pasado sábado por la tarde a Shanghai, tras la ceremonia de inauguración de los JJOO, para "focalizar más y salir de la rutina de la villa olímpica", explicó a Efe la entrenadora del combinado español, Anna Tarrés, quien señaló que esta semana no había entrenamientos oficiales en Pekín.

Sin embargo, al llegar a la metrópoli china las nadadoras se encontraron con que no se les permitió usar la piscina de cincuenta metros que tenían contratada, aunque Tarrés aseguró que todavía no tiene las razones muy claras.

Al parecer el motivo principal fue que las autoridades deportivas de Shanghai, subsede olímpica pero sólo para las competiciones de fútbol, no podían asumir la responsabilidad de que se entrenase en la ciudad un equipo olímpico extranjero sin el previo visto bueno necesario por parte del Comité Organizador de los Juegos (BOCOG).

El consulado general de España en la ciudad oriental recibió hoy una llamada de la Oficina de Exteriores del gobierno local, con la que el organismo chino expresó que no estaba al tanto del programa de entrenamiento de las atletas en Shanghai y que había preocupación por su seguridad, confirmó a Efe una fuente diplomática.

El pasado sábado, después de ver negado su acceso a las piscinas que tenía contratadas, el equipo pidió ayuda al cónsul general de España en Shanghai, Antonio Segura, que intermedió para que pudiesen entrenar a partir del domingo en la piscina vecinal de la urbanización donde se encuentra la residencia consular española.

Cuando las nadadoras llegaron ayer a las instalaciones se encontraron un fuerte despliegue policial, similar al que las rodea en el céntrico hotel de la ciudad donde están alojadas, aunque se trata del tratamiento de seguridad habitual que están recibiendo todos los atletas olímpicos en la metrópoli china.

De hecho, el hotel Huating, donde se alojan todas las selecciones olímpicas de fútbol que juegan en Shanghai, está fuertemente protegido y a él tienen vedado el acceso incluso los periodistas acreditados para los JJOO, y en sus desplazamientos para entrenar las delegaciones están siendo escoltadas por miembros de la policía.

Las españolas se entrenaron ayer rodeadas de agentes en la piscina facilitada por Segura, que, consultado por Efe, confirmó los hechos y explicó que, incluso con el visto bueno de las autoridades para entrenar, ese tipo de protección tan explícita habría sido inevitable, como atletas olímpicas extranjeras, durante su estancia.

Segura trató de mediar para encontrar otras alternativas, y en un esfuerzo por acomodar el entrenamiento de las atletas en un lugar más adecuado y discreto, las autoridades de Shanghai estudiaron la posibilidad de intentar ofrecerles una tercera piscina, pero el equipo decidió regresar a Pekín.

"Hoy hemos entrenado en la piscina del hotel", dijo a Efe Tarrés, y añadió que "está muy bien, pero para una semana necesitamos una piscina de cincuenta metros", por lo que el equipo español volverá a Pekín mañana mismo, donde entrenará "en las instalaciones de la organización".

Tarrés también señaló que, a pesar de los inconvenientes, las chicas del equipo, que tiene serias aspiraciones a lograr una medalla, están "concentradísimas", y añadió que "todo tiene sus pros y sus contras", ya que en Pekín el agua estaba fría y en Shanghai la han encontrado caliente, a 28 grados.

La delegación española de natación sincronizada, que esperaba entrenar en Shanghai ente el 9 y el 15 de agosto, está formada por 16 personas, siete miembros del equipo técnico y nueve nadadoras.

Las atletas son Gemma Mengual, Alba María Cabello, Raquel Corral, Andrea Fuentes, Thais Henríquez, Laura López, Irina Rodríguez, Paola Tirados y Gisela Morón.

  • 1