Local

Las facturas aún no reconocidas se acumulan en los cajones de Zoido

Al acabar 2012, casi 2.000 facturas por 44 millones llevaban 3 meses sin tramitarse. Espadas, a partir de datos del interventor, denuncia la morosidad en alza y Fley la niega.

el 03 abr 2013 / 00:46 h.

TAGS:

Juan Espadas y Susana López, ayer en rueda de prensa. Juan Espadas y Susana López, ayer en rueda de prensa. Un nuevo informe del tesorero y del interventor del Ayuntamiento de Sevilla constata el retraso generalizado del equipo de Juan Ignacio Zoido a la hora de abonar las facturas a los proveedores del Consistorio y de sus empresas y organismos dependientes respecto al plazo legal, que para 2012 estaba fijado en 40 días –30 desde 2013–. Y tal demora, que en casos concretos superan incluso el año y medio, supone no respetar la ley contra la morosidad en las administraciones públicas, ni los compromisos adquiridos por el alcalde cuando se acogió al préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para pagar a las compañías y los autónomos a quienes compra bienes y servicios. El documento, que analiza los datos del último trimestre de 2012 –en el precedente ya se revelaba la creciente mora–, fue aireado ayer por el portavoz del PSOE municipal, Juan Espadas, para denunciar la montaña de facturas que existe en los cajones del actual gobierno local, devolviendo así el guantazo constante que Zoido propinara al anterior bipartito de socialistas e IU en tiempos en los que el líder popular ejercía la oposición en Plaza Nueva. Porque, de hecho, en el informe se reseñan casi dos mil facturas a las que, aun habiendo rebasado los tres meses desde su anotación en el registro, ni siquiera se les había reconocido la obligación de pago, trámite sine qua non para que se efectúe el desembolso. Por lo pronto, las 1.968 facturas que a 31 de diciembre dormían el sueño de los justos ascendían a 44 millones de euros. De ellos, el Consistorio (29,23), Urbanismo (10,63), y el Instituto Municipal de Deportes (3,97) copaban la inmensa mayoría. A esa cantidad de dinero, en el documento agrega a esa fecha 74 millones sí reconocidos como deuda pero no abonados en plazo, según recalca un análisis elaborado por el PSOE. Sin embargo, desde el Ayuntamiento, su delegada de Hacienda, Asunción Fley, acusó a Espadas de usar “torticeramente” los datos del interventor y el tesorero ya que, explicó a través de una nota de prensa, en aquellos 118 millones se “incluyen los 59 millones del plan de pago a proveedores que, aunque se abonaron entre mayo y junio, a efectos de contabilidad en diciembre aparecían aún como impagados por los trámites administrativos”. En cuanto a los periodos medios de liquidación, ese informe oficial habla de 83,5 días para el Consistorio, 98,2 para la Gerencia de Urbanismo, 171,84 para el Instituto Municipal de Deportes o 100 en Lipasam, rebasando así ampliamente la legislación contra la morosidad en las administraciones aprobada para el conjunto de las haciendas locales. No obstante, hay picos de hasta 577 días en conceptos como arrendamientos y cánones y 277 en material y suministros en la relación del Ayuntamiento, de 456 también por suministros en la Gerencia de Urbanismo, en ésta 246 por inversiones reales y  323 por este mismo capítulo en el IMD. En el último trimestre de 2012, más de la mitad de las liquidaciones, concretamente 6.571 facturas por importe global de 57 millones, fueron efectuados por encima de los 40 días que exige la ley “y de los 36 días en los que se comprometió Zoido a pagar desde la aprobación del plan de ajuste”, recalcó Juan Espadas. Asunción Fley replicó al respecto que una parte de la deuda no son con proveedores, sino con los empleados “por dietas y otros conceptos”, arrastrada desde 2010 – “todavía no había accedido el PP al Gobierno municipal”–, de ahí que, sostuvo, la demora media de abono se dispare. Intereses de mora, cruce de reproches y Fley ofreciendo lecciones al PSOE “Nos encontramos con que no se cumple ni la normativa ni el plan de ajuste. O es un problema de tesorería o es un problema de gestión, pero alguien debe explicar por qué se están produciendo estos retrasos en el pago a las empresas proveedoras del Ayuntamiento”, aseveró Espadas. “Estas son ya facturas de Zoido que no se están mostrando ni poniendo encima de la mesa”. La delegada de Hacienda, por su parte, replicó que “como está comprobado que la oposición no sabe interpretar los datos económicos, o quizás los interpreta de manera interesada y torticera, en las próximas comunicaciones adjuntaremos siempre un informe detallado para que puedan entenderlos”. Asunción Fley sostuvo que “las facturas de cuantías muy altas pertenecientes a grandes suministradoras provocan que se dispare periodo medio de pago, pero el Gobierno local prefiere pagar antes a los pequeños proveedores que a las grandes empresas más solventes”. Uno de los argumentos esgrimidos por Fley para negar la deuda con los proveedores es que “no nos constan reclamaciones por intereses de demora, lo que significa que las cantidades ya están pagadas o bien aún hay plazo suficiente para hacerlo”. Sin embargo, en el informe del tesorero y del interventor sí figuran intereses por demora de 2.800 euros en Urbanismo en “gastos corrientes en bienes y servicios” y de 261.000 en Tussam por adquisiciones de material. Unos intereses de demora abonados ya.

  • 1