lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Local

Las familia de la acusada de congelar a los bebés dicen que no notaban sus embarazos

Los familiares de la acusada han coincidido en señalar que el último embarazo no lo notaron ni cuando en agosto estuvieron bañándose juntos.

el 11 sep 2014 / 13:04 h.

TAGS:

padre El padre de los bebés, espera para entrar en la sala de la Audiencia de Sevilla. Dos hermanas de la mujer de Pilas (Sevilla) acusada de matar y congelar a sus dos bebés recién nacidos han asegurado hoy que a su hermana no se le notaban los embarazos, incluso cuando estaba en bañador, lo que han confirmado dos compañeras de trabajo con las que compartía vestuario. Las dos hermanas, que han declarado como testigos, han afirmado que incluso no conocían que hubiera tenido dos abortos voluntarios, como reconoció la acusada, y otro hermano ha señalado que tampoco se percató de los embarazos hasta poco antes de dar a luz. La acusada tuvo un total de siete embarazos, el primero de ellos un aborto voluntario, del segundo nació su hija mayor, que tiene 16 años, luego tuvo otro aborto, después tuvo otro hijo que ahora tiene 13 años, luego hubo dos embarazos más, que son los bebés que luego congeló, y finalmente dio a luz a una niña que tiene dos años. La tercera hija viva nació pocos días después de que fuera detenida y el embarazo pasó inadvertido para los agentes policiales y judiciales que tomaron declaración a la mujer, y solo se percataron de su estad los médicos de la prisión. Los familiares de la acusada han coincidido en señalar que el último embarazo, que culminó en noviembre, no lo notaron ni cuando en agosto estuvieron bañándose juntos, y todos han reiterado que ella no tenía amigos y que mantenía frecuentes peleas con su marido debido a su alcoholismo. Dos compañeras de trabajo también han señalado que a la mujer no se le notaban los embarazos cuando se cambiaban juntas en los vestuarios del geriátrico en el que estaba empleada y que trabajaba con plena intensidad a pesar de los esfuerzos físicos que se le exigían. Un hermano del padre de los bebés congelados y un tío que vivía en la parte de abajo de la casa donde en 2012 se localizaron los bebés han negado el alcoholismo del exmarido, que se separó de la acusada tras los hallazgos de los recién nacidos, y han reconocido que la acusada era una buena madre. La hija de 16 años ha declarado hoy a puerta cerrada, tras lo cual se ha dirigido llorando a una de las hermanas de la acusada para ser consolada. Los familiares del exmarido han lamentado que, tras lo ocurrido, se han roto las relaciones entre ambas familias, y han precisado que fueron ellos los que se hicieron cargo del entierro de los bebés congelados. Los bebés fueron localizados por su marido en dos congeladores en 2012, y cuando avisó a un hermano bombero, que hoy ha declarado como testigo, vio que estaba en estado de shock.

  • 1