Local

Las ferias de los números rojos

Los ayuntamientos están con la soga al cuello en lo económico y no están para fiestas. Literalmente. La crisis está afectando a las ferias locales y más en verano, cuando se festejan la mayoría de ellas. Sólo hay que ver que la partida para orquestas, alumbrado, pirotecnia o encierros se recorta e incluso se elimina.

el 16 sep 2009 / 07:36 h.

TAGS:

L. Estévez / A. Sánchez

Los ayuntamientos están con la soga al cuello en lo económico y no están para fiestas. Literalmente. La crisis está afectando a las ferias locales y más en verano, cuando se festejan la mayoría de ellas. Sólo hay que ver que la partida para orquestas, alumbrado, pirotecnia o encierros se recorta e incluso se elimina.

La situación económica actual está pasando factura a los ayuntamientos de la provincia y el efecto dominó de la crisis llega ahora a los festejos, que deberán trasladar el mensaje de austeridad que se exige desde todos los sectores sociales para capear el temporal.

Por ahora, esa máxima se cumple al pie de la letra. Desde los gobiernos locales se están tomando medidas de ahorro que afectan a las fiestas, empezando por reducir al mínimo el presupuesto para contratar orquestas y artistas invitados. Donde antes tocaban estrellas de la música, este verano acuden bandas más baratas o de segunda categoría, artistas que exigen un menor caché y eliminando días de actuaciones.

El caso más dramático es el de Palomares del Río, que con las arcas públicas en números rojos se quedará este año sin su fiesta de septiembre por primera vez en su historia. "La feria se reducirá al máximo porque no hay presupuesto", se lamenta el concejal de Festejos palomareño, José Casado Capita (PSOE). Tal es el estado de las arcas que el Consistorio organizará "actividades de juventud, cultura y deporte", pero lamentablemente "no habrá casetas ni actuaciones musicales".

Pero hay más ejemplos. La feria de Estepa ha sufrido recortes "en torno al 30%", según reconoció Ángel Rafael Rodríguez (PSOE), concejal de Fiestas de la localidad, quien alegó que "aunque haya crisis, la gente tiene derecho a sus cuatro días de fiesta".

"Tenemos que ahorrar, pero eso no tiene que pagarlo el pueblo. Podemos reducir la calidad, pero al menos que haya espectáculo", sentenció el concejal estepeño, que como su homólogo en Guadalcanal, Ángel Carmona (PP), cree que deben ser austeros, pero no acabar con la fiesta. "Sólo queremos que los actos entren en nuestros números, recortando de aquí y de allá", explica Carmona, que aclara que "parece que los recortes pequeños no afectan, pero se ahorra mucho". Su Ayuntamiento es una prueba: ha bajado la calidad del alumbrado de la portada de la feria y, con ello, se ha ahorrado unos 18.000 euros.

El azote de la crisis también llega a pueblos que siempre han ahorrado en materia de festejos, como en Peñaflor, donde este año el corte rozó los 16.000 euros, con un gran trozo sacado de las partidas destinadas a las actuaciones musicales, como en la mayoría de las localidades. El alcalde de Peñaflor, Fernando Cruz Rosa (PSOE), admitió que "nunca se han hecho grandes contrataciones", por lo que el escalón en el presupuesto no fue tan grande, aunque sólo en orquestas esta edición se han gastado "unos 3.000 euros menos que el año anterior".

Calculadora. La situación es generalizada en toda la provincia y pocas excepciones se salvan de las medidas de austeridad. Entre ellas está la feria de Constantina, que tiró de calculadora para evitar recortes. "Pero tampoco aumentamos el gasto", confesó el alcalde, Mario Martínez (PSOE). Sólo hay que ver que han podido mantener actuaciones como de cara más o menos conocidas, como la del concursante de Operación Triunfo, Chipper. "A esta feria viene gente de los alrededores y nacidos en Constantina que ahora viven fuera y sabemos que cualquier recorte iría en detrimento de la fiesta. Eso sí, como está la cosa tampoco podemos derrochar", sentenció.

Los festejos de la provincia están en temporada alta. Los recortes en los festejos coinciden con una parte del año en el que se agolpan las fiestas locales. Los meses de agosto y septiembre, junto con los de abril y mayo, son los que acogen una mayoría de ferias. Y es que el periodo estival es el más propicio para este tipo de celebraciones.

Para esta temporada, marcada por la crisis, aún quedan en la segunda quincena de agosto las ferias de Los Palacios y Villafranca y la de Guadalcanal. Ambas comenzarán este jueves. Un día antes, el 26 de agosto, empezará la feria de Gelves.

Ya en septiembre, el martes 8, el día de Nuestra Señora de la Granada, empezarán la de los pueblos de Guillena, Lebrija y Alcolea del Río. Al día siguiente, el 9 de septiembre, la feria llegará a Camas, que hasta el día 13 celebrará la llamada feria chica. El 15 también se dará inicio a las fiestas mayores de Morón de la Frontera.

Mientras tanto, Coria del Río llevará a cabo las suyas el 16, mientras que la feria de Carrión de los Céspedes arrancará el 18. El 21 de septiembre llegará la de Écija, que durará hasta el día 24. Ya para el mes siguiente, en octubre, quedarán por celebrar algunas ferias más, como las de las localidades de Brenes, El Cuervo y Santiponce.

  • 1