Economía

Las finanzas españolas salen reforzadas de los ‘test de estrés’

Aun así, de siete suspensos en Europa, cuatro son de grupos de cajas más el de la intervenida Cajasur.

el 23 jul 2010 / 16:32 h.

Miguel Ángel Fernández Ordoñez y Javier Aríztegui, ayer antes de presentar los test.

Pintar el más negro de los escenarios para poder comprobar así la resistencia de las principales entidades financieras. Bajo esa premisa, un total de 91 bancos y cajas de toda Europa -que representan el 65% del sistema financiero europeo- se sometieron a esta prueba, denominada test de estrés o de solvencia, y el resultado es alentador.

Sólo siete -cuatro grupos de cajas de ahorros españolas y la cordobesa Cajasur, entre ellas- se anotaron los únicos suspensos. El resto, puede presumir de superar, y con nota, el examen.

El propósito de publicar estas pruebas -como ya hiciera en su día EEUU- no es otro que demostrar la fortaleza de la práctica totalidad del sistema financiero europeo y restablecer así la confianza, fundamental para que el flujo del crédito se normalice.

¿Cómo resistiría el sistema financiero español en una hipótesis en la que la economía nacional retrocediera el 1,4% en 2010 y el 1,2% en 2011, y el desempleo llegara al 20,3% el primer año y al 21,6% el segundo ejercicio?

Pues la respuesta es que este panorama económico no lo soportarían la fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa; la intervenida Cajasur; la unión de Caixa Sabadell, Terrasa y Manlleu; Banca Cívica, formado por Caja Navarra, Caja Canarias y Caja de Burgos; ni la integración de Caja Duero y Caja España.

Para pasar el examen se requería a las 27 entidades españolas que contaran, en esa hipótesis adversa, con un capital Tier 1 -esto es, la proporción de recursos propios de máxima calidad sobre el total de activos ponderados por riesgo- del 6% a finales de 2011, mínimo que no alcanzaron esas cajas.

En Europa se sumaron otros dos fracasos, protagonizados por el banco alemán de crédito hipotecario Hypo Real Estate -de las catorce entidades germanas analizadas- y el Banco Agrícola Griego ATEbank, de seis helenos.

En conjunto, las siete entidades que suspenden necesitan 3.500 millones de euros de capital adicional, de los cuales 2.043 millones corresponden a las españolas.

Por esta razón, tanto la Comisión Europea, como el Banco Central Europeo (BCE) y el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS) les pidieron "que den los pasos necesarios para reforzar sus posiciones de capital a través del sector privado y recurriendo, si es necesario, a las facilidades creadas por los Gobiernos".

De esa cantidad, el FROB, cuya prórroga hasta final de año ha aprobado Bruselas, aportará 1.400 millones, al descontar el dinero que Banca Cívica buscará en el sector privado, según la ministra económica, Elena Salgado.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Mafo, valoró ayer que todas las entidades españolas "resisten adecuadamente" en las pruebas de esfuerzo aplicadas, que incluyen "un escenario extraordinariamente estresado".

Fernández Ordóñez recalcó que, de forma voluntaria, España decidió someter a estas pruebas a la práctica totalidad del sistema financiero (un 95%) y que si hubiera optado por incluir sólo el 50%, como otros países, no hubiera tenido que incorporar los cuatro grupos de cajas que recibirán fondos extra de capital.

Mafo sostuvo que estas pruebas de resistencia no tienen nada que ver con una previsión. "Es como probar un puente y colocar 60 camiones encima llenos de sacos de arena. No porque se vaya a pensar que va a pasar, sino para probarlo". "Es algo altamente improbable, lo que se hace no es una previsión, sino una prueba".

Lo bueno del ejercicio es que despeja dudas, porque establece unos criterios de medición de la fortaleza del sistema financiero muy superiores a los establecidos por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CESB) y a la larga será positivo para la imagen de la banca española, dijo.

EL 'RANKING NACIONAL'. Banca March, BBK y Kutxa se anotaron los mejores resultados entre las entidades españolas en las pruebas de estrés, seguidos de los dos grandes bancos (Santander y BBVA). En concreto, Banca March lograría, en el peor de los escenarios, situar el Tier 1 (nivel de capital más reservas y preferentes) en el 19% en 2011, mientras que BBK lo situaría en el 14,1%, aunque no tienen en cuenta la absorción de Cajasur.

La tercera posición corresponde a la guipuzcoana Kutxa (10,6%), por delante del Santander, con un 10%, y con BBVA en quinto lugar con un 9,3%.

Unicaja logra el sexto puesto, con un 9%. Ya a mayor distancia, en séptima posición figura el SIP de CAM, Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria con un 7,8%, seguido de La Caixa con un 7,7% y de Banco Sabadell con un 7,2%, el mismo resultado de la caja formada por Caixa Galicia y Caixanova.

El Banco Popular obtiene un 7%, idéntico porcentaje de Caja Vital y del SIP formado por Caja Murcia, Caixa Penedés, Caja Granada y Sa Nostra. Con un 6,8% figura Bankinter, que antecede a Ibercaja con un 6,7%.

Caixa de Ontinyent logra un 6,6%, por delante del SIP liderado por Caja Madrid y Bancaja (6,3%), Caixa Pollensa (6,2%), el SIP de CAI, Caja Círculo y Caja Badajoz (6,1%) y Banco Guipuzcoano (6,1%), que será absorbida por el Sabadell. Logran un 6% y aprueban por los pelos Cajasol y Banco Pastor.

  • 1