Local

Las formas dejan sin consenso la ley de cajas

Los partidos coincidían en el fondo, pero la oposición quería tramitar el cambio como proyecto de ley. 

el 11 nov 2009 / 22:58 h.

TAGS:

Tras un largo debate sobre los presupuestos, la consejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo, cambió las cifras por los términos jurídicos para defender la tramitación como decreto-ley de la reforma de la Ley de Cajas, conocedora de que eran las formas y no el contenido el principal argumento de la oposición para rechazarlo. Y por esas formas, la modificación salió adelante con los votos en solitario del PSOE, ya que PP e IU se abstuvieron, tras proponer ambos su tramitación como proyecto de ley para permitir enmendarlo.
La urgencia de la reforma, necesaria para dar cabida a la fusión de Unicaja y Cajasur para la que aprieta el propio Banco de España, y el hecho de que la norma verse sobre competencias de la Junta fueron los argumentos legales esgrimidos por la consejera que, aún citando jurisprudencia del Tribunal Constitucional, no lograron convencer a la oposición. PP e IU reconocieron la urgencia y su acuerdo con gran parte de los puntos del texto, pero abogaron por "una ley por consenso en dos meses en vez de un decretazo en una semana", y reseñaron que hay contenidos "mejorables".

La reforma prolonga de dos a tres años el periodo transitorio para la fusión durante el cual se paraliza la renovación de órganos, prolonga el mandato de los presidentes en caso de que se inicie un proceso, explicita que la Iglesia -como entidad fundadora de Cajasur- mantendrá 21 miembros de la Asamblea de la futura Unicajasur, ampliando para ello los puestos de este órgano (aunque limita este cambio a esta fusión en contra de las pretensiones del Cabido Catedral de Córdoba), amplía la incompatibilidad para ser consejero de las cajas a los parlamentarios y concede a la Junta la última palabra sobre fusiones interterritoriales, después de que el Gobierno anunciase inicialmente que esa palabra la tendría el Banco de España.

Todo en aras de "incentivar las fusiones" para lograr un sistema financiero fuerte, por lo cual Martínez Aguayo apeló a "la responsabilidad" de las entidades financieras, los agentes sociales y las fuerzas políticas implicadas para lograr el consenso.

Pero el diputado de IU Pedro Vaquero le dejó claro que "decir amén no es el mejor camino para ese consenso" y pese a mostrar su acuerdo con la mayoría del texto, salvo la eliminación de la minoría de bloque para que las cajas emitan cuotas participativas por considerarlo un paso hacia la privatización, reclamó la tramitación por proyecto de ley. Reconoció la urgencia de la unión entre Unicaja, Cajasur y Caja Jaén pero aseguró que "las prisas no justifican una reforma normativa que sólo aborde esta fusión y punto".

También desde el PP Antonio Sanz reclamó la tramitación por esta vía pero, a diferencia de IU, criticó que la Junta de Andalucía haya aprovechado una reforma puntual para aprobar "un auténtico decretazo para incrementar y perpetuar su poder en las cajas".

El diputado por Cádiz y secretario general del PP-A reprochó que el reparto de cargos correspondientes a ayuntamientos y al Parlamento se haga en función de la representatividad de las fuerzas pero "en los de las Diputaciones se empeñen en hacerlo en función de pactos políticos de exclusión que generalmente dejan fuera al PP" y propuso ampliar la incompatibilidad para ser consejero a alcaldes, concejales y cargos públicos. Le recriminó a Martínez Aguayo "la torpeza política" de llevar a la Cámara un texto "que no satisface a nadie, ni a las cajas implicadas ni a la oposición".

  • 1