Deportes

Las ganas pudieron siempre al temple

El Sevilla se dejó la piel ante el Deportivo, que supo defender mejor que atacar. Los nervionenses adolecieron de clarividencia en los metros finales, y así...

el 14 mar 2010 / 00:27 h.

El Sevilla salió con una idea muy clara: sentenciar el partido por la vía rápida. Y, para ello, imprimió un alto ritmo al partido desde su inicio, con las líneas juntas para hacerse fuerte en el centro del campo y exprimiendo a Jesús Navas y Perotti, sus futbolistas de banda. Curiosamente, marcó de una manera poco usual en este Sevilla: cabeceando una falta.

El problema es que un despiste defensivo neutralizó la ventaja y le obligó a seguir dejándose la piel para tratar de poner el marcador a su favor. Por muchas ganas que le puso, el buen hacer defensivo del Dépor, serio y peligroso a la contra, fue un muro insuperable ante el que se estrelló una y otra vez.

  • 1