sábado, 15 diciembre 2018
15:14
, última actualización
Local

"Las grandes empresas deben tener mujeres por su valía, no por su sexo"

Piedad Parejo-Merino, consejera del Sevilla FC., ha sido una pionera en dos sectores, la Notaría y los clubes de fútbol, ‘gobernados’ por hombres

el 08 oct 2011 / 19:54 h.

TAGS:

Piedad Parejo-Merino posa en su despacho de notaria de la calle Carlos Cañal, en pleno centro de Sevilla

Uno entra en el despacho de un notario esperando que se lo coman las volutas de los muebles de caoba maciza. Nada que ver con el de Piedad Parejo-Merino (sevillana y sevillista desde la cuna). Un cuadro diminuto, lleno de colorido y de trazo infantil tiene la capacidad de llamar la atención de todo el que entra en el despacho de esta notaria y consejera del Sevilla FC. Uno de los hijos de Piedad le regaló por su santo este cuadro en el que se puede leer "Navegando por la vida" enmarcando dos escudos, el del Colegio de Notarios y el del Sevilla.


-¿Cuál es a su juicio el papel que juega la mujer en el deporte?
-La presencia de la mujer, sobre todo en el fútbol, es minoritaria aunque las que estamos, tenemos el mismo papel que los hombres, no hay diferencias. Pese a todo, cada vez hay más presencia femenina en el deporte, no hay más que ver la presencia de aficionadas en los estadios.


-El fichaje de mujeres en el deporte no es entonces una cuestión de pose.
-Yo intervengo en el Consejo de Administración del Sevilla igual que cualquier otro miembro. Nunca me he sentido en inferioridad de condiciones. ¡Y no quiero pensar que mi entrada es por un intento de dar una imagen y no por mi valía!


-¿Cómo fue su desembarco en el Sevilla? ¿Qué recuerda de su primer Consejo?
-Fue en 2006. Me llamó el presidente, porque mi familia es muy sevillista. Desde pequeña he estado yendo al Sevilla, cuando empezamos la etapa de viajes en Europa iba a muchos con mis niños chiquititos... Me lo propuso y debo reconocer que me sorprendió pero ¡me hizo mucha ilusión como sevillista! También era una oportunidad para ejercer en un momento en el que no había ninguna mujer en un Consejo. En cuanto al primer Consejo fue normal, como cualquier reunión a la que asisto como notaria.


-¿Es fácil hacerse oír entre tanto hombre?
-Hombre... No diferenciaría por "entre tanto hombre". Actualmente es difícil hacerse oír en general en cualquier sitio.


-El Sevilla como empresa, ¿es una gran empresa?
-Sí (no duda). Gran parte del éxito del Sevilla, con independencia de los éxitos deportivos, que influyen y mucho, ha sido organizar el club como una gran empresa. De hecho, ha sido puesto como modelo de gestión.


-¿Y cuál es la clave? ¿Está en su presidente?
-Es un todo. Es tener un buen equipo y, por supuesto, el presidente ha sido muy importante. De hecho, le ha dado un impulso a todo este organigrama, en el que hay un profesional al frente de cada área. Esto es muy importante en cualquier empresa. Cada uno tiene que tener su ámbito de actuación, delegar funciones y ejercerlas bien. Y como en todos los sitios, si no se ejercen bien ahí está el cabeza para decirlo.


-Del Nido da imagen de hombre duro. ¿Les impone?
-No, no (ríe). Tiene una gran capacidad de trabajo y en el club escucha todas las opiniones. En el Consejo no he encontrado ninguna dificultad para hablar con él de cualquier tema.


-No es autoritario, vamos.

-Tiene autoridad pero no es "aquí se hace lo que yo diga". ¡Pero es que hay tener autoridad para dirigir cualquier cosa!


-¿Puede perjudicarle al Sevilla el hecho de abanderar la reivindicación de una Liga más equitativa y no sólo de dos?
-En cualquier tema hay que ver lo que se debe hacer. En este caso, el beneficio no es sólo para el Sevilla, sino para todos. En esta vida, todo tiene un riesgo. Hay que hacer lo que se crea más conveniente, y estoy con mi presidente en que era un tema que había que abordar. Ya se verá el resultado.


-¿Ha sentido en algún momento que puede ser ejemplo o modelo para otras mujeres?

-No me he sentido ejemplo de nada. He hecho y elegido siempre lo que más me ha gustado aunque es cierto que he elegido tareas (la de ser notaria y consejera de un club de fútbol) que históricamente han estado muy vinculadas al mundo masculino.


-¿Coincide con la propuesta del candidato del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba de imponer por ley la paridad en las empresas?
-Pues no, no estoy de acuerdo. Evidentemente, me parece muy bien que haya mujeres en los consejos, igual que hombres, pero las empresas deben elegir a las personas teniendo en cuenta su relevancia, su valía. Las mujeres que estén que sea por su valía profesional, no por su sexo.


-¿Cómo romper pues con la realidad de que sean siempre hombres los que ocupen puestos de alta dirección? ¿No hay mujeres válidas? Al final, la decisión dependerá de la voluntad de quien esté en el poder.
-Considero que imponer la paridad puede suponer una discriminación. No me gustaría estar en un sitio por ser mujer, y no creo que a ninguna mujer le guste estar de florero, ¿no? Quiero pensar que todas estamos por nuestra valía, por cómo ejercemos nuestro trabajo, igual o mejor que el hombre. Si me pregunta cómo se logra eso, no lo sé. Cuando me dedique a la política le diré. Éste es un tema que se tiene que abordar, pero no imponiendo nada.


-¿Ve factible una presidenta del Sevilla?
-Sí, ¿por qué no? Una presidenta del Sevilla, una presidenta del Gobierno... Las mujeres entran cada vez en más sitios.


-¿A las mujeres les cuesta más llegar al mismo punto que a un hombre porque soportamos más cargas?
-En general, puede que tenga razón. Parece que la mujer tiene que demostrar más para llegar al mismo sitio que el hombre, pero esto es lo que se tiene que ir modificando. Es una cuestión de mentalidad.

  • 1