Economía

Las grandes fortunas andaluzas pierden en bolsa 2.320 millones en sólo 7 meses

La caída de la bolsa en lo que llevamos de año, acrecentada a medida que se agudiza la crisis económica, ha mermado con fuerza el volumen de los seis mayores patrimonios bursátiles andaluces. Los casos más dramáticos, Portillo y Martín Criado.

el 15 sep 2009 / 09:13 h.

La caída de la bolsa en lo que llevamos de año, acrecentada a medida que se agudiza la crisis económica, ha mermado con fuerza el volumen de los seis mayores patrimonios bursátiles andaluces. Los casos más dramáticos, Portillo y Martín Criado.

Los ricos también lloran, y en algunos casos con sonoro berrinche. Las seis mayores fortunas andaluzas declaradas en bolsa han perdido sólo en lo que llevamos de 2008 casi 2.320 millones de euros, que se quedarían en 1.020 millones si excluimos es caso especial del empresario sevillano Luis Portillo, ex presidente de la inmobiliaria Colonial, caído en el olvido a pesar de haber sido, hasta finales del año pasado, el rey regional del parqué. Es especial porque mientras que el patrimonio del resto se reduce en valor, en su caso el embargo es el motivo primordial.

En estos momentos, el granadino Nicolás Osuna, propietario de la inmobiliaria que su apellido lleva y de los hoteles Center, es el andaluz con más riqueza bursátil, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Su 1,237% en Iberdrola y 3,905% en Banco Popular suman 841,3 millones, pero desde enero tamaño precio de mercado se ha reducido la friolera de 356,45 millones debido al descenso de la cotización, del 19,13% para la eléctrica y del 56,95% en el caso del grupo financiero.

Un matiz. La CNMV sólo obliga a comunicar la porción del capital social de una compañía cotizada que supere el 3% o las menores a este porcentaje cuando pertenezcan a los miembros del consejo de administración, de ahí que se conozca ese peso de Osuna en Iberdrola y Popular. Sin embargo, su presencia bursátil sería mayor, puesto que las cuentas consolidadas del Grupo Inversiones Noga, matriz de su imperio empresarial, arrojaban para 2006 (las últimas auditadas) 604 millones en la partida de cartera de valores (bolsa y renta fija) a corto y largo plazo antes de reforzarse en Iberdrola y Popular. De hecho, distintas fuentes le atribuyen un mix diversificado, en el que estarían los bancos BBVA, Santander y Sabadell.

La familia Benjumea, que controla el 55,918% de la multinacional sevillana de ingeniería aplicada Abengoa, suma en estos momentos 830,66 millones de euros por tal participación, que son 352,57 menos que en el arranque de 2008, tras el descenso del 32,1% que acumulaba el grupo en el parqué hasta el viernes pasado. Es el grueso de un patrimonio bursátil que incluye otras cotizadas, entre ellas Inmobiliaria del Sur.

No menos castañazo se ha dado Antonio Martín Criado, vicepresidente de Martinsa-Fadesa, la inmobiliaria que protagonizó, hace menos de un mes, la mayor suspensión de pagos de la historia empresarial de España. El malagueño, que el año pasado fue uno de los protagonistas del frustrado intento del empresariado andaluz para comprar un banco mediano, posee el 15,112% de esta compañía, que al estrenarse 2008 valía 238,14 millones, frente a los 102,8 millones del pasado 14 de julio, la última jornada en que cotizó. Como la firma está suspendida en bolsa y sometida a concurso de acreedores, ese valor se encuentra en stand by, por no decir que es nulo. Habrá que esperar a la aprobación judicial del convenio de acreedores y al definitivo regreso -no será antes de 2009- para ver cómo se comportan los títulos.

Para descalabro, el de Luis Portillo. Si a finales de 2007 era el principal accionista de Colonial, con el 40,448%, actualmente sólo tiene el 4,224%, un porcentaje que, si se vendiera hoy en el mercado, tendría un precio de 31,7 millones de euros. Los 1.327 millones de euros de riqueza bursátil que poseía el 27 de diciembre pasado, cuando el parqué cerró el año, se han evaporado, puesto que los bancos le han embargado la mayoría de las acciones de Colonial que dio en prenda (esto es, pignoradas) como garantía de los créditos que se le otorgaron para la compra de esas mismas acciones.

Dentro también del ladrillo, los Pumar, que suman el 20,3% de la compañía sevillana Inmobiliaria del Sur, han visto cómo la capitalización (o precio de mercado) de esa porción ha pasado de 142,6 millones a 103,35 millones de euros en el conjunto del periodo tomado de referencia.

Ya en el sector agroalimentario, la familia sevillana Hernández Barrera, fundadora de la arrocera Herba, ubicada en San Juan de Aznalfarache, revela una fortuna de 289,52 millones por su 15,005% en el grupo Ebro Puleva, después de dejarse por el camino que discurre entre enero y principios de agosto 34,39 millones, equivalentes al 11,88%.

hay más. No están todos los que son. Entre los grandes inversores andaluces en el parqué también figuran las familias Jiménez Planas y Mora-Figueroa-Domecq y los empresarios Juan Fernández Carbonell y Miguel Ángel Solís Martínez Campos. Este último, presidente de Banco de Andalucía, del que posee un 0,033%, ha aprovechado recientemente el retroceso en la cotización del Popular para reforzarse, hasta el 0,086.

La pérdida de valor del patrimonio bursátil de las grandes fortunas andaluzas es reflejo del retroceso que padece la bolsa española desde el último trimestre del pasado ejercicio, a su vez motivado por la crisis económica, el estallido de la burbuja inmobiliaria, la restricción al crédito por parte de las entidades financieras y la menor capacidad de ahorro por parte de las familias. A todo ello se une una generalizada desconfianza, que es la que hace que el dinero huya del parqué y busque refugio en inversiones más seguras, como la renta fija (emisiones de deuda) y las materias primas.

Así, desde que comenzó 2008, el índice selectivo del mercado español, el Íbex 35, se ha dejado un 23,8%, al pasar de los 15.182,30 a los 11.569,5 enteros. Esto es, casi la cuarta parte.

  • 1