martes, 26 marzo 2019
18:22
, última actualización
Local

Las imágenes de San José Obrero están en una capilla provisional desde junio

Las obras en la sacristía de la parroquia han obligado a trasladar a los titulares a un salón anexo

el 19 ago 2014 / 10:00 h.

TAGS:

Los cultos de la parroquia de San José Obrero y las imágenes titulares de la hermandad se han trasladado a una capilla provisional anexa al templo. Foto: Pepo Herrera Los cultos de la parroquia de San José Obrero y las imágenes titulares de la hermandad se han trasladado a una capilla provisional anexa al templo. Foto: Pepo Herrera El axioma de que las obras son para el verano también se cumple a la perfección en numerosos templos, capillas e iglesias de la ciudad, cuyos gestores aprovechan la diáspora viajera de sus parroquianos más habituales a otros retiros estivales para echar provisionalmente el cierre y remozar sus estancias. Uno de los templos que ha colgado el cartel de cerrado por obras este verano es la parroquia de San José Obrero, iglesia regentada por la comunidad de frailes mínimos desde enero de 2002 y sede canónica de la última hermandad de vísperas que se ha incorporado a la nómina penitencial. En esta ocasión han sido obras de renovación de la sacristía del templo las que han obligado a trasladar los cultos de la parroquia así como todas las imágenes titulares de la hermandad de San José Obrero a un salón parroquial ubicado en un patio anexo a la iglesia y que se ha habilitado como capilla provisional. El párroco de San José Obrero, el padre Abilio León, asegura que la actuación para remozar la sacristía se inició la última semana de junio. «Hace años que teníamos pendiente la renovación de la sacristía, proyecto que no ha sido posible realizar en años anteriores por distintos motivos», apunta. El fin último de estas obras ha consistido en ampliar la sacristía mediante la supresión de un baño que «ocupaba un espacio excesivo» y la creación de una serie de armarios y cajoneras para conservar los numerosos ornamentos litúrgicos y los enseres de culto. «Los plazos se van cumpliendo. Las obras de albañilería ya casi han culminado, por lo que si los carpinteros se ajustan a lo convenido, esperamos que para primeros de septiembre podamos abrir nuevamente la iglesia al culto», avanza el párroco. En concreto, la fecha que se baraja para la reapertura del templo es la del primer domingo del mes, 7 de septiembre, una semana antes de que se inicien los cultos en honor de la Virgen de los Dolores. El comienzo de estas obras y el cierre provisional de la iglesia obligaron a la hermandad de San José Obrero a trasladar al que hasta ahora se utilizaba como salón parroquial a todas sus imágenes titulares, desde el Santísimo Sacramento, hasta las imágenes penitenciales del Nazareno de la Caridad y la Virgen de los Dolores, pasando por las tallas de San José Obrero y San Francisco de Paula. El hermano mayor de la corporación del Sábado de Pasión, Rafael Ramírez Cervetto, asegura que las imágenes se encuentran en este emplazamiento provisional desde el pasado 23 de junio. La corporación de vísperas va a aprovechar también los trabajos de limpieza general y de pintura que se van a llevar a cabo en el interior del templo para acondicionar y remozar la capilla lateral donde recibe culto el Nazareno de la Caridad. «Vamos a eliminar el cortinaje que servía de fondo al altar y a acondicionar ese espacio». Desde que se iniciaron las obras, las eucaristías de la parroquia se celebran todos los días, de lunes a domingo, en el salón parroquial habilitado como capilla provisional, un espacio que, como explica el párroco, es mucho más reducido que la iglesia. «Dispone de una capacidad de entre 50 y 60 personas y es cierto que ante los problemas de espacio hay feligreses que han optado por buscarse otras iglesias para escuchar misa. De hecho, los primeros domingos de julio hemos tenido a gente fuera que se ha quedado en el pasillo interior de acceso al recinto», apunta el padre Abilio. Local de los scouts. Por otra parte, el consejo parroquial de San José Obrero ha acordado ceder a la hermandad las instalaciones del local de unos 30 metros cuadrados que un grupo scout tenía desde hace 45 años en dependencias del templo. Según explicó a este periódico el hermano mayor de San José Obrero, «el consejo parroquial ha considerado oportuno que ese local, cuyo uso se había destinado en principio a la Cáritas parroquial, sea cedido a la hermandad». Ramírez Cervetto detalló que la hermandad empleará estas estancias «como dependencias de secretaría y mayordomía en aras a una atención más directa a los hermanos». Como se recordará, el grupo scout Inti-Raymi se vio obligado a desalojar este local hace ahora casi un año a requerimiento de la parroquia, cuyos gestores argumentaron que hacía falta ese espacio para otros grupos y asociaciones que «sí promueven el catolicismo».

  • 1