Local

Las infraviviendas de 800 familias se derribarán para construir nuevos pisos

Cerca de 800 infraviviendas situadas en los barrios de Los Pajaritos, Regiones Devastadas y en la barriada de la Guadaíra serán derribadas. Los edificios se sustituirán por nuevas construcciones en una operación que obligará a realojar a los vecinos en pisos puente y a reurbanizar las áreas afectadas. (Foto: A. Acedo)

el 15 sep 2009 / 04:56 h.

TAGS:

J. Alonso / N. Jiménez

Cerca de 800 infraviviendas situadas en los barrios de Los Pajaritos, Regiones Devastadas y en la barriada de la Guadaíra serán derribadas. Los edificios se sustituirán por nuevas construcciones en una operación que obligará a realojar a los vecinos en pisos puente y a reurbanizar las áreas afectadas.

El primero de estos proyectos cobró ayer impulso en el Pleno municipal. La Corporación aprobó por unanimidad una moción del PP en la que solicitaba la demolición de 18 bloques con 215 viviendas situadas en la barriada Regiones Devastadas. Los pisos, de entre 40 y 50 metros cuadrados, se encuentran en un avanzado estado de deterioro, y alguno de ellos han requerido actuaciones de apuntalamiento. Son propiedad del Ministerio de Vivienda y fueron construidos por el Gobierno central en 1957.

El PP presentó en el Pleno un plan integral para esta barriada prácticamente idéntico al diseñado por la Gerencia de Urbanismo y negociado el pasado mes de febrero entre la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Epes) y el Gobierno local. El plan, que aún tiene plazo de ejecución aunque se enmarca dentro de las iniciativas que deben llevarse a cabo en el primer cuatrienio del PGOU, supone una reurbanización integral de este barrio del distrito Cerro-Amate.

El Ayuntamiento, según explicó a este periódico el delegado de Urbanismo, Emilio Carrillo, tiene ya delimitado un solar que está vacante en el que se construirá un primer edificio. Éste se empleará como bloque puente, de forma que los vecinos de los primeros inmuebles que sean derribados se alojen en él. El PGOU permite que tanto este bloque como los otros que se construyan tendrán más edificabilidad de los actuales. Si en estos momentos, los edificios pueden alcanzar como máximo las cuatro alturas, con la nueva operación se llegarán a las 6.

Esto permitirá una reurbanización integral de la zona con un aumento de los espacios libres -elemento incluido en la moción del PP- y unos viarios más adecuados a las condiciones media de la ciudad. Los nuevos límites de construcción permitirán una mejora de las condiciones de vida de los vecinos. Éstos pasarán de residir en pisos de entre 30 y 40 metros cuadrados a obtener unas viviendas de entre 70 y 90.

Como recoge la moción aprobada en el Pleno, la operación se realizará sin coste alguno para los vecinos. La Delegación de Urbanismo tiene previstos dos mecanismos de financiación. En primer lugar, el PGOU permite un incremento del 30% en el número de viviendas. Éstas serán VPO con un régimen aún por determinar. En segundo lugar, se permitirá el uso terciario de los bajos de todos los bloques. Estos locales podrán ser vendidos. Todos los beneficios de estas dos operaciones serán absorbidos por la Administración que ejecute las obras. El Consistorio confía en que ésta sea Sepes.

El modelo de Regiones Devastadas será calcado para otra de las zonas desfavorecidas de la ciudad, incluidas en el II Plan de Barrios: Los Pajaritos. El Ayuntamiento ha estudiado varias opciones para la reforma integral de la zona. Y la decisión, según explicó ayer Emilio Carrillo, es acometer un programa de derribo de los edificios deteriorados para su sustitución por nuevas construcciones.

En este caso, el proyecto queda en manos del Ayuntamiento, al tratarse de suelo municipal -no como en Regiones Devastadas que es estatal-. La operación afectará a alrededor de 540 viviendas, pertenecientes a edificios con un elevado nivel de deterioro, que requieren una intervención más profunda que un plan de rehabilitación. Al igual que en el primero de los proyectos, aumentará la edificabilidad y se permitirán más viviendas y locales comerciales para financiar la operación.

En este caso, Urbanismo también cuenta ya con un solar escogido para ejecutar un primer bloque de VPO que funcionen como pisos puente. En este caso estarán situadas en los terrenos que antes ocupaban los talleres de Vallehermoso una zona amplía, que según informaron desde el Gobierno local puede tener un uso residencial.

La tercera zona de la ciudad para la que Urbanismo prepara una medida de estas características se sitúa en las proximidades de Pedro Salvador: las casas bajas del barriada de Guadaíra, en el acceso a Sevilla desde Cádiz. En los últimos años, según explicaron desde Urbanismo, se han llevado a cabo expropiaciones de viviendas para su posterior demolición. Quedan 33. Para estos inmubles, el Ayuntamiento reserva una iniciativa similar a la de Regiones Devastadas y Los Pajaritos. Realizará una reurbanización de la zona, ampliará la edificabilidad y habilitará un edificio puente que sirva para alojar a los vecinos mientras se produce el derrumbe y la posterior construcción de las viviendas.

  • 1