Local

Las injusticias del fútbol

El juzgado de guardia de Sevilla ordenó ayer prisión bajo fianza de 3.000 euros para el individuo que propinó un botellazo al portero del Athletic de Bilbao en el estadio Manuel Ruiz de Lopera el pasado sábado. El hecho es muy grave. En primer lugar, porque podría haber causado lesiones mucho...

el 15 sep 2009 / 01:50 h.

El juzgado de guardia de Sevilla ordenó ayer prisión bajo fianza de 3.000 euros para el individuo que propinó un botellazo al portero del Athletic de Bilbao en el estadio Manuel Ruiz de Lopera el pasado sábado. El hecho es muy grave. En primer lugar, porque podría haber causado lesiones mucho más importantes al guardameta Armando, que cayó al suelo conmocionado y con una brecha en la cara que necesitó varios puntos de sutura. Resulta incomprensible por la gratuidad de la acción, manifestando una violencia innecesaria e irresponsable, que va a costar al Betis el cierre de su estadio durante varios partidos que a la postre resultarán vitales en su lucha por la permanencia en primera división. La gravedad del hecho se acrecienta por la reiteración de este tipo de episodios ocurridos en los últimos meses. El año pasado, el estadio verdiblanco fue clausurado por el botellazo al ex entrenador del Sevilla, Juande Ramos. Antes, al Sevilla le cayeron cinco partidos por el tristemente famoso episodio de las muletas. Hechos como el del sábado -que sonrojan a todos los sevillanos- suponen, además, una profunda injusticia con una afición bética que es ejemplo de categoría y referente en el mundo del deporte por su incondicional apoyo al equipo, sabiendo combinar siempre el amor a sus colores y el sentido del humor; más aún cuando fueron los aficionados que vieron lo ocurrido los que inmediatamente reprocharon al agresor su comportamiento y colaboraron en su detención. Es injusto que el Betis tenga que pagar un precio tan alto por el comportamiento de un irresponsable que ni siquiera es socio de la entidad (entró con el carné de una socia del club), pero la ley prohíbe taxativamente la entrada con botellas cerradas, por lo que el Betis no se librará de la sanción. Ahora bien: ¿A quién reclaman los 40.000 béticos que se vieron perjudicados por la acción de este individuo?.

  • 1