Local

Las joyas del museo del robo

La Policía Nacional celebra una nueva exposición de joyas y cuadros robados

el 05 jun 2011 / 19:09 h.

TAGS:

Las joyas, pinturas y el resto de objetos robados recuperados por la Policía se encuentran expuestos en la Jefatura de la Policía Nacional.

"Suponemos que ese Picasso es falso", comenta Manuel, el agente encargado de custodiar la exposición de joyas y cuadros robados que se exponen hasta el día 15 de junio en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía (avenida Blas Infante, 2).

"Es falso", y de ser verdadero quien lo reclame tendría que acudir provisto de su Documento Nacional de Identidad , y una copia de la denuncia formulada, así como cualquier identificación que pudiera ser eficaz a la hora de reconocer las piezas sustraídas, y por supuesto justificar la posesión de un Picasso original. "Una foto en la que la víctima del robo aparezca portando la misma joya, o con el cuadro de fondo podría ser válida, junto a la denuncia, claro", añade.

Por este motivo, la Policía Nacional recomienda marcar las piezas valiosas que se posean para demostrar más fácilmente su propiedad. Según Manuel, no son raros los casos de personas que acuden a este tipo de exposiciones para intentar llevarse algún objeto que no es suyo. "Pero es difícil que pase eso, pues normalmente en las denuncias se describen con total exactitud los objetos robados", apunta el guardián de este museo tan peculiar.

Actualmente, las dependencias de la jefatura guardan más de 5.000 piezas robadas, pero tan sólo se exponen las procedentes de diferentes intervenciones de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía en los últimos seis meses. Se invita a todos los ciudadanos residentes en Sevilla y poblaciones limítrofes que hayan sido víctimas de algún hecho delictivo en el que le hayan sustraído joyas a que la visiten. Esto será posible de nueve de la mañana a dos de la tarde y entre las cinco de la tarde y las nueve de la noche.

La habitación destinada a exponer los objetos robados se asemeja a una joyería. Dentro de las urnas es posible ver numerosos relojes, pulseras, anillos, cadenas y similares, que demuestran la atracción que sienten los ladrones por las primeras marcas y por el oro, pues es el material estrella de la exposición.

Aunque observando algunos colgantes es fácil imaginarse los problemas cervicales que pueden producirse al llevar, por ejemplo, un escudo del Sevilla de oro macizo de dimensiones insanas, o un anillo que imita el logotipo del conejito de Playboy, que claramente no se fabricó para ser cómodo.

También cuentan con una pequeña galería de arte. Desde la mencionada imitación de un Picasso, hasta una imagen de Santa Ana junto a la Virgen María de un metro y medio de alto de madera policromada. "Posiblemente esta escultura procede de un convento o una iglesia, porque tener esto en casa es un poco raro", explica Manuel.

La Policía realiza las muestras dos veces al año. "Siempre acude mucha gente, que suele recuperar sus pertenencias porque logra demostrar que las piezas eran suyas", explica el agente. Cuando se prueba que el titular del objeto robado lo compró con dinero procedente de la droga, se vende y con lo obtenido se ayuda a drogodependientes.

  • 1