sábado, 15 diciembre 2018
15:34
, última actualización
Cultura

Las lágrimas de dolor que dejó el año

Un paseo por el recuerdo de los escritores, actores y músicos que murieron en 2014.

el 31 dic 2014 / 09:00 h.

TAGS:

murieron 2014 El año que está a punto de terminar se lleva consigo a algunos grandes nombres de la cultura contemporánea que fallecieron durante este 2014, una larga lista en la que destacan nombres como el escritor Gabriel García Márquez, el actor Robin Williams y el músico Paco de Lucía. En clave local, todavía está muy reciente la dolorosa pérdida del escritor Rafael de Cózar, fallecido el 12 de diciembre. El premio Nobel de Literatura 1982, Gabriel García Márquez, falleció el 17 de abril a los 87 años de edad en México DF, donde vivía desde hacía años, después de pasar las últimas semanas aquejado por una neumonía. Gabo dejó para la posteridad obras vitales para la literatura del siglo XX como Cien años de soledad o El coronel no tiene quien le escriba. En el campo de las letras destaca también la muerte de Ana María Matute, quien se despidió el 25 de junio a los 88 años de edad. La autora de novelas como Olvidado rey Gudú (1996) o Aranmanoth (2000) ganó el Cervantes, el Nacional de Literatura y el Planeta, además de ser la tercera mujer en ingresar en la Real Academia Española en sus 300 años de historia. El 1 de marzo falleció la poeta y novelista Ana María Moix, hermana del también escritor Terenci Moix, a los 66 años de edad, tras una larga enfermedad. Tan solo cinco días más tarde murió Leopoldo María Panero, a los 65 años, después de haber pasado varios años en distintos hospitales psiquiátricos de las islas Canarias. También para el recuerdo queda el adiós del mexicano José Emilio Pacheco, poeta, ensayista, traductor, novelista, cuentista e integrante de la llamada Generación de los 50, quien recibió en 2009 el Premio Cervantes. Asimismo, se fueron el también mexicano Vicente Leñero Otero (Guadalajara, México, 1933), el argentino Juan Gelman (Buenos Aires, 1930) y el poeta, flamencólogo y crítico español Félix Grande (Mérida, Badajoz, 1937). En el ámbito local, Rafael de Cózar (Tetuán, 1961) falleció a los 63 años el 12 de diciembre, después de que se produjese un incendio en su casa de Bormujos. El escritor y profesor de la Universidad de Sevilla, muy querido en la ciudad, murió intentando apagar el fuego que quemaba su querida y valiosa biblioteca. Saltando de las letras al cine, el séptimo arte ha vivido varios momentos trágicos este año. El actor y comediante estadounidense Robin Williams se suicidó el 11 de agosto, a los 63 años. Según declaró su esposa, el artista, conocido por películas como El club de los poetas muertos, Good morning, Vietnam o El indomable Will Hunting (por el que ganó el Oscar al mejor actor de reparto) sufría depresión y se enfrentaba a los primeros síntomas del Parkinson. Otro fallecimiento que también conmocionó a Hollywood fue el de Philip Seymour Hoffman, quien murió el 2 de febrero a causa de una sobredosis, cuando apenas tenía 46 años. A pesar de su juventud, dejó para la posteridad una larga filmografía en la que destacan las cintas Happiness, Capote (por la que ganó el Oscar), Magnolia, El talento de Mr. Ripley o The master, entre muchas otras. Lauren Bacall, una de las actrices más elegantes del Hollywood dorado, se despidió a los 89 años a causa de un derrame cerebral, pero permanecerá en la memoria colectiva por sus papeles en Tener o no tener o El sueño eterno junto al que sería su marido, Humphrey Bogart. Asimismo, el cine también recordará a Bob Hoskins, fallecido en abril, por su interpretación de detective en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?; al veterano actor Mickey Rooney, fallecido también en abril a los 93 años, uno de los rostros más carismáticos del cine; o a Shirley Temple, niña prodigio que hechizó a la pantalla con sus rizos dorados y que murió en febrero a los 85 años por causas naturales. El celuloide también lamentó la muerte de Harold Ramis (actor en Los cazafantasmas y director de Atrapado en el tiempo), Elaine Stritch (Vacaciones sin novia, Septiembre) o Joan Rivers (El nadador). En el campo de la dirección, nos despedimos de Richard Attenborough, ganador de un Oscar a la mejor dirección en 1983 por el filme Gandhi, y de Malik Bendjelloul, director del documental ganador del Oscar Searching for Sugar Man. En España nos dejó el actor Álex Angulo, quien murió en julio a los 61 años en un accidente de tráfico. En su filmografía destacan cintas como El día de la bestia y Muertos de risa. A este fallecimiento se sumaron el del actor teatral y de televisión Daniel Dicenta, así como de Pedro Peña, el entrañable abuelo de Médico de familia. En el mundo de la música, una de las pérdidas que más entristeció al mundo de la cultura a nivel mundial fue la de Paco de Lucía, quien sufrió un infarto cardíaco en México el 25 de febrero. El artista pasará a la historia por su maestría con la guitarra, por convertirse en embajador universal del flamenco y por diluir los límites de los géneros musicales. Apenas dos días antes de Nochebuena llegó la noticia de la muerte, a los 70 años a causa de un cáncer de pulmón, de Joe Cocker, el cantante de voz rasgada y rota. A esta muerte se unieron las de Jack Bruce, cantante y bajista de Cream; Jimi Jamison, uno de los primeros vocalistas de Survivor; Bobby Womack, uno de los referentes de la música soul; o Phil Everly, de los Everly Brothers. América Latina también lloró la desaparición del argentino Gustavo Cerati, un icono en la música del continente que llevaba cuatro años en coma. En España, el mundo de la música lamentó el adiós de Peret, el popular padre de la rumba catalana, quien perdió la batalla al cáncer con 79 años. También se marchó Antonio Morales, conocido como Junior, quien falleció a los 70 años y dejó atrás una trayectoria con grupos como Los Pekenikes y Los Brincos.

  • 1