Deportes

Las lágrimas de Neus y el futuro de Plaza

Las previsibles ofertas que le lleguen al técnico del Cajasol dificultan su continuidad.

el 17 abr 2011 / 22:19 h.

Joan Plaza.

Un carabinero no dejaba acceder a Neus al parquet del Palaverde. Viajó desde Barcelona a Sevilla, después a Treviso. Le acompañaba Marga, su nuera. Su palmarés de más de siete décadas de experiencia cuenta con seis hijos.

Ella estuvo en el Spiroudome de Charleroi el 10 de abril de 2007. Vio anotar a Louis Bullock 16 puntos al Lietuvos Rytas y levantar el título al Real Madrid. En la semifinal de Vistalegre, Bullock anotó 27 al Unics Kazán de Dusko Savanovic y Petr Samoylenko, que ayer volvía a estar frente al estadounidense y el entrenador barcelonés. Y el Madrid, en 2004, sufrió a Kelly McCarty en la final ante el Hapoel Jerusalén. Ayer, como Bullock, buscaba su segundo título en su tercera final de Eurocup.

Durante muchos días Neus vio también levantarse a su hijo Joan bien temprano para trabajar en un pequeño negocio de neumáticos, que al cabo de los años, tuvo que cerrar.

Allí se gestionaban también sistemas y se inventaban estrategias para una pista de baloncesto. Cuando finalmente agarró la pizarra y se colgó el silbato, al hijo de la señora Neus le fue todo rodado. Cerró la tienda de ruedas y abrió una carrera llena de éxitos, que le ha llevado a ser uno de los tres entrenadores españoles más laureados del último lustro en el basket nacional.

Una Liga ACB (se convirtió en el tercer técnico debutante en ganar el título en la historia) fue el comienzo. Las lágrimas de Neus, y de Marga, afloraron en Treviso como en Charleroi. Ningún técnico ha ganado jamás dos veces esta competición. Sólo Aíto García Reneses y Xavi Pascual le superan en estos años, al frente de equipos históricamente ganadores como el Joventut y el FC Barcelona. Nada que ver con Sevilla.

Su extraordinario éxito junto a la Giralda, donde ha revitalizado un equipo y un club casi mortecinos, puede jugar en contra de su continuidad en San Pablo. Se mezclan muchas interrogantes. Ha elevado el listón histórico hasta cotas difícilmente superables. Llegarán ofertas y la necesidad de buscar otros retos. ¿El Real Madrid de nuevo? ¿Valencia, Málaga, Vitoria...?

Pero Sevilla tiene expectativas de regresar a la Eurocopa la próxima campaña y ese es un privilegio que también debería conllevar la exigencia de invertir. En tiempos de crisis, Cajasol, el patrocinador, tiene la palabra. También son tiempos de oportunidades. Aleksander Petrovic, el técnico que llevó al Caja a su primera final, la de la ACB de 1996, contaba al expresidente cajista José Antonio Parra las particularidades del Cedevita Zagreb, entre ellas, que su mecenas y propietario sólo se gasta 1,5 millones de euros en salarios para un equipo donde no hay presión.

El Cajasol está en nueve millones. El croata no podía evitar una sonrisa envidiosa. Necesitará Sevilla alguno más para afrontar la tremenda exigencia de la Liga ACB y, si dios quiere, una nueva oportunidad en competición continental.

  • 1